Historia de los francos (de 397 a 511), libro 2

Ana Xochitl Ávila, traducción, 2011

Prólogo

I Pontificado de Bricio.

II Los vándalos y la persecución de los cristianos en sus territorios.

III Cirola, obispo de los heréticos, y los santos mártires.

IV La persecución bajo el reino de Atanaric.

V El obispo Aravacio y los hunos.

VI La basílica de San Estebán en la ciudad de Metz.

VII La mujer de Aecio.

VIII Lo que los historiadores escribieron respecto a Aecio. [Batalla de los Campos Cataláunicos]

IX Lo que cuentan de los francos.

X Lo que los profetas del Señor escribieron respecto a los ídolos de los gentiles.

XI El emperador Avito.

XII El rey Childeric y Egidio.

XIII Pontificados de Venerando y de Rústico en Auvernia.

XIV Pontificados de Eustaquio de Tours y de Perpetuo y su reconstrucción de la basílica de San Martín

XV La basílica de San Siforiano.

XVI El obispo Namacio y la iglesia de Auvernia.

XVII Su mujer y la basílica de San Esteban.

XVIII Cuando Chideric vino a Orleans y Odoacro a Angers.

XIX Guerra de los sajones contra los romanos.

XX El duque Víctor.

XXI El obispo Eparco.

 

Libro 2, de 397 a 511

Relataremos confusamente y sin otro orden que el cronológico, las virtudes de los santos y las catástrofes de los pueblos; considerando  como lo racional el mezclar al relato de las felicidades de los bienaventurados, el de las calamidades de los pecadores; no por facilitarle la labor a quién escribe, sino para conformarse al desarrollo de los acontecimientos. Ya que el lector hallará en las historias de los reyes israelitas que el sacrílego Fineas murió bajo Samuel, el Justo, y el filisteo Goliat bajo David, llamado Mano Fuerte, en tiempos de Elías, el ilustre profeta, que suprimía a su grado las lluvias y a su grado las hacía caer, y  con una palabra mudaba en riqueza la indigencia de una viuda pobre. Recordemos también cuántas desolaciones cayeron sobre los pueblos, o el hambre y la sed que atormentaron a la tierra. En efecto, ¿cuántos males no padeció Jerusalén en época de Ezequías, a cuya vida Dios agregó quince años, o en tiempos del profeta Elíseo que  restituía la vida a los muertos e hizo entre el pueblo otros tantos milagros? ¿Qué  masacres y qué miserias no afligieron  al pueblo israelita? Eusebio, Severo, Jerónimo y Orosio mezclaron similarmente en sus crónicas, las guerras de los reyes a las virtudes de los mártires. De esa misma manera y por esa razón, así escribimos la nuestra, a fin de que sea más fácil seguir la serie de los tiempos y el cálculo de los años, inscribiéndonos en la continuidad de las historias de los autores anteriores, contaremos pues con la ayuda de Dios las cosas acaecidas después.

I Tras la muerte del bienaventurado San Martín, obispo de Tours, hombre eminente e incomparable, cuyas virtudes se nos narran en numerosos volúmenes, Bricio le sucedió en el episcopado. En realidad de joven le había tendido muchas trampas al santo, quizá porque le reprochaba su poca dedicación al trabajo. Un día que un enfermo vino a pedir un remedio a San Martín, se encontró a Bricio que era todavía diácono, y con simplicidad le dijo: Estoy esperando al santo hombre y no sé dónde está ni qué hace. Bricio le replicó: Buscas a ese loco, míralo allá que contempla el cielo según su costumbre, como hombre que ha perdido el juicio. El pobre fue a hallarlo y obtuvo lo que deseaba, entonces el santo hombre se dirigió a Bricio: Bricio, ¿acaso te parezco loco? Y como él avergonzado, negaba haberlo llamado así, el santo hombre le dijo: ¿Mis orejas no habrán estado junto a tu boca cuando pronunciaste esas palabras? Te digo amen, pues obtuve de Dios que después de mí te honrara con el pontificado. Pero sabrás que en el episcopado te esperan muchas penas. Al escuchar esto Bricio se burló diciendo: ¿No decía yo la verdad, y este hombre ha perdido el juicio? De sacerdote, siguió hostigando al santo, aunque una vez en sus funciones episcopales, merced al consentimiento de sus conciudadanos, se entregó a la oración. A pesar de ser orgulloso y vano, pasaba por casto. Mas en el trigésimo tercero año de su pontificado,  se le acusó de un crimen lamentable. Una mujer a quienes sus sirvientes tenían la costumbre de llevar su ropa a lavar, y que bajo la apariencia de la religión había tomado el hábito, concibió y dio a luz. Esta circunstancia levantó la ira del pueblo entero de Tours. Imputaron unánimamente el crimen al obispo y querían lapidarlo. Decían: Escondías la lujuria bajo la apariencia piadosa de un santo, pero Dios no permitió que nos siguiéramos mancillando al besar tus  manos indignas. Él, al contrario, lo negaba con fuerza, les dijo: Tráiganme al infante. Y cuando le trajeron al niño entonces de treinta días, el obispo Bricio le dijo: Adjúrote por Jesús Cristo, hijo de Dios omnipotente, que si yo te engendré lo digas a la concurrencia. Éste contestó: No eres tú mi padre. Y como el pueblo rogaba le preguntara quién era el padre, el sacerdote respondió: No es asunto mío. Me ocupé de lo que me concernía, si algo más les interesa pregúntenlo ustedes mismos.

Ellos afirmaron que había sido un acto de magia y todos en conjunto se sublevaron contra él, y arrastrándolo fuera de la iglesia le decían: Ya no nos gobernarás bajo el falso nombre de pastor. Él intentó todavía convencer al pueblo poniendo en sus vestidos brasas ardientes que apretó contra su pecho hasta el sepulcro de San Martín, al que llegó acompañado por la turba, allí los arrojó humeantes. Su vestimenta apareció intacta, y él prosiguió como sigue: De la misma manera que ven mi vestimenta ilesa del fuego, de igual forma mi cuerpo está libre de caricia o contacto mujeril. Aunque nunca logró convencerlos, antes bien lo empujaron, cubrieron de calumnias y expulsaron a fin de que se cumplieran las palabras del santo: Sabrás que tu episcopado te reserva muchas penas. Tras echarlo de su sede, elevaron a Justiniano al episcopado. Al final, Bricio fue a la ciudad de Roma en busca del papa, decía lloroso y lamentándose: Merezco sufrir porque pequé en contra del santo de Dios, al que llamé loco y fuera de juicio, y porque siendo testigo de sus virtudes no lo creí! Después de su partida, los habitantes dijeron a su obispo: Ve tras él, termina tu trabajo, ya que si no lo persigues se saldrá con la suya y redundará en deshonor nuestro. Y Justiniano partió de Tours, mas llegando a Vircellio, murió alcanzado por el juicio de Dios. Los habitantes informados de su muerte y perseverando en su odio, instituyeron en su lugar a Armencio. En cuanto a Bricio procedió, una vez en Roma, a informar al papa de lo padecido. Durante su estancia en la ciudad eterna, celebró varias veces el sacrificio de la misa y lavó con su llanto las faltas cometidas contra el santo de Dios. Al séptimo año volvió de Roma y se preparó con la autoridad del papa para recuperar Tours. Llegó a un pueblo a seis millas de la ciudad y cuyo nombre es Mont-Louisi, estableciendo allí su morada, al mismo tiempo que atacado por la fiebre, el obispo Armancio, rendía a media noche el espíritu. Esto se le reveló a Bricio en una visión, y dijo a los suyos: Rápido, levántense, vamos al encuentro de nuestro hermano, el pontífice de Tours que ha muerto y debemos sepultar. Así mientras ellos entraban por una puerta a la ciudad, sacaban al muerto por la otra. Cuando lo hubieron enterrado, Bricio ocupó  finalmente a su sede, pasando allí  siete felices años. Tras su muerte acaecida en el séptimo cuadragésimo año del episcopado, le sucedió Estaquio, un hombre de gran santidad.

II Los vándalos con su rey Gunderic, abandonaron su país para irrumpir en las Galias [406]. De allí se dirigieron hacia España, no sin sembrar a su paso una horrible desolación. Los suebios, es decir los alemanes, que les iban a la zaga se apoderaron de Galicia. Como ambos pueblos eran vecinos, no tardó mucho en elevarse un altercado entre ambos, por lo que marcharon en armas y ya estaban por combatirse cuando el rey de los alemanes habló así:  ¿Hasta cuándo la guerra conmoverá a la totalidad de este pueblo? Los conjuro para que los ejércitos de ambas naciones no se destruyan, sino que dos de los nuestros se avancen en medio del campo de batalla con sus armas y luchen. Y que aquel cuyo guerrero resulte el vencedor obtenga sin contestación la tierra. El pueblo entero aprobó ese discurso que evitaba poner a tantos contra el filo de las espadas. Para esa época el rey Gunderic ya había muerto [428] y Trasamundo ocupaba el tronoii. Los dos guerreros se enfrentaron, y fue el partido de los alemanes el que resultó vencedor. Trasamundo cuyo guerrero había muerto prometió alejarse de buen grado y en cuanto hubo preparado lo necesario para el camino, se alejó de los confines de España.

En esos días y por toda España, Trasamundo persiguió a los cristianos obligándolos a convertirse a la secta pérfida de Arrio, mediante tormentos y suplicios. Una joven piadosa, opulenta, honrada según el siglo a causa de su pertenencia a la clase senatorial, y lo que es más noble aún: firme en su fe católica y que servía a Dios omnipotente con celo y sin mancha, fue puesta a prueba. Cuando la condujeron en presencia del rey, éste intentó primero persuadirla con halagos para que se rebautizara. Pero como ella se guarnecía tras el escudo de la fe contra el que nada podían sus saetas envenenadas, el rey ordenó despojar de todos sus bienes a aquella que en espíritu ya poseía los del Paraíso, y luego atormentar, a ésa precisamente que no ponía su esperanza en la vida presente. ¿Qué más puedo agregar? Si no que tras someterla a muchas pruebas y después de que hubiera perdido todos sus tesoros terrestres, como aún no lograban que admitiera la escisión de la  Trinidad, la condujeron a su pesar al nuevo bautismo. Pero al sumergirla a fuerzas en ese baño impuro, ella todavía se exclamó: Creo que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son una sola  substancia y misma esencia. E infectó esas aguas con sus excrementos, de cuyo perfume eran muy dignas. Salió de ese baño sólo para ser sometida a la tortura de acuerdo a la ley, por el caballete, las flamas y los ganchos, y condenada por Jesús Cristo, Nuestro Señor a la decapitación. Los alemanes entretiempos se expandían hasta las orillas del mar, los vándalos en cambio habiéndolo cruzado se dispersaron por toda África y Mauritaniaiii.

III Fue este el período durante el cual cundió la persecución contra los cristianos. A continuación narraré algunas de las cosas que cometieron contra las iglesias de Dios, y del  modo en que al final fueron expulsados del reino. Tras los crímenes cometidos contra los santos de Dios, murió Trasamundo y, Hunericiv, un hombre aún más feroz a quien los vándalos eligieron, ocupó su lugar. A penas se puede concebir el número prodigioso de cristianos que   bajo su reino fueron condenados a muerte por el nombre sagrado de Jesús Cristo. Pero se puede llamar a atestiguar a la tierra de África donde nacieron, y a Jesús Cristo cuya diestra los coronó de gemas de un brillo purísimo. Contaremos los sufrimientos de algunos de estos mártires para cumplir con lo prometido.

Cirola falsamente llamado obispo, pasaba entonces por el más firme apoyo de la herejía. El rey hostigaba a los cristianos de diversas maneras, este perseguidor  halló que en un suburbio de su ciudad estaba el obispo Eugenio, hombre de una santidad inefable y gran prudencia, y lo mando raptar con tanta violencia que no le permitió siquiera exhortar a su grey. Así pues viendo que se lo llevaban, escribió a sus conciudadanos, exhortándolos a conservar la fe católica, una carta en estos términos:

El obispo Eugenio a sus muy amados y, en el amor de Dios, hijos e hijas de la Iglesia que Dios me confió. La autoridad real nos proscribió por  edicto ir a Cartago a manifestar nuestra fe católica. Y yo con tal de no abandonar, como pastor infiel,  en el suspenso de un estado equívoco a las ovejas del Señor sin dirigirles antes la palabra, creí necesario enviar en mi lugar estas cartas para conducirlos a la santidad. No sin lágrimas en los ojos, los exhorto, les recuerdo y suplico, en el nombre de la majestad de Dios, del día del juicio y del resplandor temible de la virtud de Cristo, que se mantengan firmes en la fe católica y confiesen que el Hijo es igual al Padre, y que  el Espíritu Santo junto al Padre y al Hijo son una misma divinidad; que conserven la gracia de un único bautismo y la unción del crisma; que ninguno de los que recibió el agua y se regeneró, regrese a ella. Ya que con una señal de Dios, la sal se forma del agua, pero si se le diluye en agua pierde su forma. Y no es sin razón que el Señor dijo en el Evangelio. “Si la sal pierde su fuerza con qué se salará.”v Y ¿no será aniquilar su fuerza el desear ser condimentado dos veces? cuando con una basta. Antes oigan esta palabra de Nuestro Señor: Aquel que ha sido lavado, no necesita lavarse una segunda vez.[1] vi Por ello, hermanos, mis hijos e hijas en Dios, no se entristezcan de mi ausencia, pues si permanecen en la religión católica, cualquiera que sea la lejanía, no los olvidaré ni la muerte tampoco me separará de ustedes. Sepan que sin importar donde los verdugos puedan dispersar mis miembros, la palma del martirio será mía, y que tengo el ejemplo de San Juan Evangelista: “Si me envían a la muerte: el Cristo es mi vida y la muerte será a mi beneficio.”vii Quizás sea al exilio al que deba partir, pero si regreso, hermanos, Dios habrá cumplido su deseo. Ahora, me basta con no haberme callado. Los instruí y advertí dentro de mis posibilidades, soy pues inocente de la sangre que correrá. Aunque sé que vendrá el tiempo en que cada uno será juzgado por sus obras, y esta carta será leída y dará testimonio ante el tribunal de Dios contra los verdugos. Si regreso, hermanos, los veré en esta vida; si no, los veré en la porvenir. Ahora les digo adiós. Oren  y ayunen por mí, porque el ayuno y la limosna siempre doblegan a  misericordia. Recuerden que está escrito en el Evangelio: “No teman a quienes matan el cuerpo y no pueden matar el alma. Antes teman al que puede hacerles perder alma y cuerpo, al infierno.”viii

A San Eugenio se le condujo ante el rey, donde discutió a favor de la fe católica con el obispo de los arrianos. Y cuando lo hubo desconcertado sobre el misterio de la Santísima Trinidad, y  el Cristo le hubo permitido realizar numerosos milagros[2], ese mismo obispo, azuzado por la envidia, se enfureció. En efecto, San Eugenio  estaba acompañado de los hombres más sabios y santos de ese tiempo, de los obispos Vindimialis y Longino, iguales en dignidad y no impares en virtud. San Vindimialis pasaba por haber resucitado a un muerto y Longino había curado a muchos enfermos. Mientras Eugenio no sólo destruía la ceguera exterior de los ojos, sino incluso la de la mente. Lo cual visto por el obispo de los arrianos, llamó a un hombre, que vivía en su mismo error, y le dijo: Ya no puedo tolerar que esos obispos operen en medio del pueblo tantos milagros, y todos me descuiden por seguirlos. Recibe pues estas cincuenta monedas de oro y consiente a lo que te voy a decir. Con la mano sobre tus ojos cerrados, te sentarás en la plaza pública que está sobre nuestro camino, y cuando en compañía de los demás venga yo a pasar, grita con todas tus fuerzas: Te suplico, bienaventurado Cirola, pontífice de nuestra religión, manifiesta a mi respecto tu gloria y potencia y ábreme los ojos a la luz que no veo. Éste siguió en todo punto lo que le ordenó, fue y se sentó en la plaza pública y al pasar el herético en compañía los santos de Dios, creyendo burlarse de Dios, gritó con toda su fuerza: ¡Escucha, bienaventurado Cirola! ¡Escucha, santo pontífice de Dios! Mira mi ceguera y cúrame, bríndame el auxilio que otros ciegos obtuvieron de ti, el que recibieron los leprosos y han sentido los mismos muertos. Agobiado como lo estoy por la ceguera, te conjuro por el poder que posees, devuélveme la luz que perdí. Y sin saberlo decía la verdad, pues la codicia lo había cegado y por dinero se burlaba de la potencia divina. Entonces el obispo de los heréticos se volvió poco a poco, listo a glorificarse de su poder, arrebatado de vanidad y de orgullo, puso su mano sobre los ojos del hombre y dijo: Por nuestra fe, la única creencia verdadera en Dios, que tus ojos se abran a la luz. No bien hubo soltado esta blasfema que la burla dio lugar al gemido, haciendo manifiesto el engaño del obispo al público; ya que a los ojos del infeliz  los escaldó un dolor tal que sólo el apretarlos con sus yemas impedía que se le vaciaran. El desdichado se puso a chillar: ¡Ay de mí![3] Infeliz seducido por el enemigo contra la ley divina. ¡Ay! Que por dinero consentí burlarme de Dios y recibí cincuenta monedas de oro para cometer ese crimen. Entonces dirigiéndose al obispo, agregó: Ten tu oro, devuélveme la luz que me hizo perder tu dolo. Y ustedes, gloriosos cristianos, no me desprecien, mejor socorran a un infeliz a punto de morir. Pues, en verdad, que reconozco que no se mofa uno de Dios. Conmovidos, los santos de Dios repusieron: Cree, nada es imposible a quien cree.ix Entonces el hombre se exclamó: Que aquel que no crea que Jesús Cristo, hijo de Dios, y el Espíritu Santo tienen y comparten con el Padre una misma divinidad, que ése aguante  lo que hoy yo sufro. Luego agregó: Creo en  Dios Padre omnipotente, en Jesús Cristo, hijo de Dios e igual al Padre; creo en el Espíritu Santo, consubstancial y coeterno al Padre y al Hijo. Al oír esto, los piadosos obispos, lucharon por cederse el honor, levantándose entre ellos una santa discusión para saber quien haría la santa cruz sobre los ojos del miserable. Vindemialis y Longino le suplicaban a Eugenio que hiciera él la imposición de manos al ciego, y éste, por su parte, les rogaba. Al final todos consintieron, pusieron las manos sobre la cabeza del hombre, y San Eugenio hizo la señal de la cruz sobre cada uno de los ojos cerrados del ciego, diciendo: En nombre del Padre, del Hijo y de Espíritu Santo, que reconocemos por el Dios verdadero en tres personas iguales  y omnipotentes, ábranse tus ojos. El dolor cesó de inmediato y habiendo éste recuperado su salud, con su ceguera quedó de manifiesto como la doctrina del obispo herético velaba los ojos del corazón vedando el acceso a la contemplación de la luz verdadera de la fe. En realidad, el obispo era un infeliz que no habiendo entrado por la puerta, a saber por Cristo, la verdadera puerta, se había convertido en el lobo y no guardián de su grey, aplicándose a extinguir en el corazón de los fieles la llama misma que debía  encender. Los santos de Dios hicieron muchos otros milagros[4], de manera que el pueblo tenía una única voz para decir: Dios Padre verdadero, Dios Hijo verdadero, Dios Espíritu Santo verdadero, en una sola fe te veneramos, con un solo espanto te tememos, en un solo respeto te honramos. Mientras que la doctrina de Cirola les resultaba a todos patentemente falsa.

Al ver el rey Honoric que la fe gloriosa de los santos ponía al descubierto la falsedad de sus doctrinas, y que la secta del error se destruía en lugar de establecerse, vaya, que la mentira de su pontífice tras esta acción criminal era evidente, el rey ordenó que los santos de Dios fueran atormentados, y pasaron en efecto por los caballetes, las flamas y los ganchos de hierro antes de ser degollados. En el caso del bienaventurado Eugenio, sólo se hizo finta de decapitarlo de la manera siguiente: se ordenó de que no lo degollaran aunque ya en manos del verdugo y con la espada sobre la nuca se negara todavía a adoptar la secta de los heréticos. Esto a fin de que los cristianos no tuvieran un mártir más que venerar; luego lo condenaron al exilio, lo cual sí se llevo a efecto. Así cuando ante una muerte inminente le preguntaron, si pretendía morir por la fe católica, Eugenio respondió: Morir por la justicia, esa es la vida eterna, pero la espada permaneció en vilo y lo deportaron  a Albi, ciudad de las Galias, donde terminó su vida sobre la tierra. Hoy sobre su sepulcro se  manifiestan numerosos milagros[5]. En cambio, la espada sí tajó el cuello de San Vindimialis, quien concluyó de esa forma esta vida. Octaviano, el archidiácono, y muchos miles de hombres y mujeres fieles a nuestra creencia también fueron mutilados y finalmente ejecutados. Pero por el amor a la gloria, los suplicios no eran nada para estos santos confesores, que atormentados en cosas de poca monta se sabían destinados  a los mayores bienes, según las palabras del apóstol:  Los sufrimientos de la vida presente no tienen punto de comparación con la gloria que nos espera.x

En aquellos años mucha gente renunció a su fe por adquirir riquezas, precipitándose en innumerables sufrimientos, como el infeliz obispo de nombre Revocato que revocó, en efecto, sus promesas a la fe verdadera. Fue durante ese tiempo que el sol se obscureció de tal forma que apenas se veía brillar una tercera parte. Atribuyo la causa a todos esos crímenes, a la efusión de sangre inocente. Consumidos esos delitos, Honoric fue poseído por el demonio y él, que se había abrevado de la sangre de los santos, se destrozaba a mordiscos. Fue en esos sufrimientos que con una justa muerte acabó su indigna vida. Childeric le sucedió en 484, y a su muertexi el reino recayó sobre Gelesimero, mismo que al ser vencido por la República, perdió la vida al mismo tiempo que su reino. Ese fue el fin del reino de los vándalos.xii

IV En aquel tiempo un gran número de herejías infestaban las iglesias de Dios y la justicia divina alcanzó a varias. Atanaric, el rey de los godos, acometió una gran persecución, mató con la espada a muchos cristianos después de infligirles diversos tormentos. A los unos los hizo morir en el exilio, mientras a otros de hambre o por la tortura. De donde acaeció que en un espantoso juicio de Dios, él que había invadido las iglesias de Dios se vio a su vez castigado y, por la efusión de tanta sangre, condenado al exilio. Pero regresemos a los acontecimientos que contábamos.

V El rumor se difundió de que los hunos se preparaban a invadir las Galias. Había en ese tiempo en la ciudad de Tongres un obispo de una santidad eximia, llamado Aravacioxiii, dado a las vigilias y al ayuno el cual suplicaba, bañado en lágrimas, a la misericordia de Dios que no permitiera la irrupción en las Galias de esa nación aún incrédula e indigna de él. Pero advertido por inspiración que a causa de las culpas del pueblo, lo que pedía no le sería concedido, decidió ir a Roma para ver si la protección apostólica junto con sus ruegos, le otorgaba lo que con humildad tanto pedía. Allegándose pues a la tumba del santo apóstol solicitó el auxilio de su benevolencia, mientras se consumía en la abstinencia y  un ayuno continuo; de manera que pasaba dos o tres días sin comer y no había intervalos entre sus oraciones. Cuando hubo permanecido por espacio de muchos días en esa aflicción, se dice que recibió del santo apóstol esta respuesta: ¿Porqué, hombre santísimo, me atormentas? Escucha. Está irrevocablemente establecido por los decretos del Señor que vengan los hunos a las Galias y que la peor de las calamidades despueble ese país. Toma ahora tu resolución, apresúrate, dispón de tu casa, prepara tu sepultura, y guarnécete también de un sudario blanco. Escucha. Es un hecho: migrarás pronto de tu cuerpo y tus ojos no verán  los males que los hunos hagan sobre el país. Así fue dicho por Dios Nuestro Señor. Tras recibir esta respuesta del santo apóstol, el pontífice apresuró su viaje y regresó a las Galias. Ya en la ciudad de Tongres, aprestó lo necesario a su sepultura, y diciéndole adiós a los eclesiásticos así como al resto de los habitantes, les anunció entre lágrimas y lamentaciones que durante mucho tiempo no verían su rostro. Ellos también con lágrimas y gemidos, lo seguían y le rogaban humildemente diciendo: ¡No nos abandones, santo padre! ¡no nos olvides, buen pastor! Pero como sus llantos no podían retenerlo, se volvieron después de recibir su bendición y besos. Fue en la ciudad de Utrecht, donde atacado por una fiebre ligera abandonó su cuerpo. Lo lavaron sus fieles y se le enterró cerca del muro público. En el Libro de los Milagrosxiv, escribimos como el cuerpo de este santo fue transferido después de un largo lapso de tiempo.

VI Los hunos originarios de la Panonia despoblaron el país hasta la ciudad de Metz, a donde llegaron, según cuentan algunos, el día anterior a la santa Pascua. Ciudad que pusieron a sangre y fuego, pasando a la espada a sus habitantes, incluidos los sacerdotes muertos frente a los altares consagrados. Nada escapó a las llamas, con excepción del oratorio de San Esteban, su primer mártir y diácono. Sobre este oratorio, les narro enseguida lo que oí. Cuentan que previo a la llegada del enemigo tuvieron una visión en la que les apareció este fiel, el bienaventurado diácono Esteban, en conversación con los santos apóstoles Pedro y Pablo sobre esa destrucción, diciendo: Les ruego, Señores míos, que impidan mediante su intercesión la quema de la ciudad de Metz,  ya que aquí descansan los restos mortales de mi pobre cuerpo, y si los crímenes del pueblo tanto se acumularon que es imposible impedir el incendio, permitan,  al menos, que mi oratorio se preserve a fin de que los habitantes conozcan mi poder ante el Señor. Ellos le respondieron: Vete en paz, amado hermano: el incendio no respetará más que tu oratorio. En cuanto a la ciudad nada podemos, la voluntad divina pronunció su sentencia, y el cúmulo de los pecados del pueblo junto con el clamor de sus iniquidades alcanzó a Dios: a la ciudad la arrasará el fuego. Fue, sin lugar a dudas,  por su intercesión que en medio de las ruinas de la ciudad, el oratorio permaneció intacto.

Atila, el rey de los hunos, abandonó la ciudad de Metz y tras asolar las ciudades de las Galias, levantó el sitio ante Orleans, intentando tomarla a golpes de arietexv. En aquel tiempo, esta ciudad tenía como obispo al bienaventurado Aniano, un hombre de una prudencia eximia y santidad loable, cuyas acciones conservamos fielmente. En esas circunstancias, los sitiados preguntaban a gritos a su pontífice: ¿Qué  hacer? y éste les pidió que se prosternaran a orar e imploraran con lágrimas el auxilio del Señor, siempre presente en las calamidades. Ellos imploraron, luego el pontífice les dijo: Vayan y miren desde los muros de la ciudad, si la misericordia divina no nos socorre. Pues esperaba con la misericordia de Dios, ver llegar a Aecioxvi quien previendo el futuro había ido a Arlés. Aunque por mucho que miraron desde lo alto de las murallas, no vieron a nadie. Y él les dijo: Oren, fieles, porque el Señor hoy los liberará. Volvieron a orar, y de nuevo les dijo: Vayan y miren otra vez. Fueron, pero aún sin ver a nadie que les trajera socorro. Y por tercera vez él les dijo: Si suplican con firmeza, Dios acudirá prontamente. Entonces ellos imploraron con lágrimas y lamentaciones, la misericordia divina. La oración terminada fueron por orden del viejo a observar desde lo alto de los muros, por tercera ocasión, y vieron por fin como se levantaba a lo lejos un nubarrón de polvo. Lo anunciaron al pontífice quien se limitó a agregar: Es el socorro del Señor. Era Aecio que llegaba y ya era tiempo, porque bajo el choque del ariete las murallas estaban a punto de ceder. Acorrieron también, atropellando y repeliendo al enemigo, Teodorico, el rey de los godos, y su hijo Torismondo, a la cabeza de sus ejércitos. La ciudad fue liberada por intercesión del santo pontífice, y Atila en su fuga se refugió en las llanuras de Meryxvii, desde donde se preparaba a reanudar el combate. Aunque los habitantes en cuanto lo supieron, tomaron también sus disposiciones para resistirle.

VII Por esos días, llegó a Roma el rumor de que Aecio corría el mayor de los peligros frente a las falanges enemigas. Y su mujer, ansiosa y afligida, acudía asiduamente a la basílica de los santos apóstoles, a suplicar para que  regresara a salvo. Como oraba día y noche, cierta noche, un pobre hombre se quedó dormido de lo puro borracho en un ángulo de la basílica de San Pedro. De manera que no salió cuando, según la costumbre, los guardias cierran las puertas, y en medio de la noche lo despertó la iglesia de pronto resplandeciente de luz, despavorido buscó por donde escapar; intentó una primera puerta y al intentar la segunda, entendió que todas estaban cerradas. Entonces se acostó en el suelo, y temblando esperó la hora en que el pueblo se reunía para los himnos matinales para poder salir. Durante su espera vio dos personas que se saludaban con respeto y se preguntaban mutuamente por su salud. El más viejo tomó la palabra: Ya no puedo soportar las lágrimas cotidianas de la mujer de Aecio, que me suplica le regrese a salvo su esposo de las Galias, mientras el juicio de Dios ha dictaminado de otra forma. Pero merced a su gran piedad, obtuve la vida de su esposo, y me apura verlo aquí vivo. Mas el testigo que ahora me oye, así como oye los secretos divinos, así los calle al vulgo, si no quiere perecer. El hombre aunque prevenido, no guardó silencio pues tan pronto como clareó fue a descubrirle cuanto había oído a la mujer de Aecio, mas no bien hubo concluido el relato que sus ojos se cerraron a la luz.

[Batalla de los Campos Cataláunicos]

Aecio pues en conjunción con los godos y los francos, libró batalla a Atila. Pero éste al prever el desastre de sus tropas, ordenó a tiempo la retirada. En el enfrentamiento sucumbió Teodorico, el rey de los godos. Y en verdad que nadie pone en duda que la derrota de los enemigos se debió a la intercesión del santo obispo del que ya hablamos. Cuando acabó la batalla con la destrucción del enemigo y la victoria de Torismodo y del patricio Aecio, éste último le dijo a Torismodo: Vuelve rápido a tu patria, quizá apresurándote logres todavía impedir que tus hermanos te despojen del reino de tu padre. Y aquél  se apuró a partir, a fin de anticipar a su hermano y tomar posesión del trono de su padre. Con tal ardid se libró Aecio del rey de los godos, y tras su partida, saqueó solo el campo enemigo, regresando a su patria con un botín considerable. Atila se retiró junto con algunos de los suyos, y se apoderó poco después de Aquilea que incendió y devastó para, desperdigándose luego por Italia, asolarla. Torismodo de quien ya hablamos arriba, sometió a los alanesxviii, y tras muchas discrepancias y guerras, sus hermanos lo mataron [pereció en 435 a manos de Teodorico y Fedérico].

VIII Después de exponer los acontecimientos cronológicamente, creí sería injusto callar lo que la historia de Renato Frigeridusxix cuenta sobre Aecio. Cuenta, en el doceavo libro de su historia, como a la muerte del emperador Honorioxx Valentiniano, entonces un niño de apenas un lustro de edad, fue creado emperador por su primo hermano Teodosio. Al  mismo tiempo que el tirano Juan se erigía en emperador en Roma, bajo el alegato de que sus diputados habían sido despreciados por el César. Renato Frigeridus añade:

Los diputados a su regreso, transmitieron al tirano Juan las más terribles amenazas. Mismas que lo empujaron a mandar a Aecio, entonces el encargado de palacio, con gran cantidad de oro a los hunos. Aecio los conocía del tiempo de cuando estuvo de rehén en  su corte y conservaba fuertes lazos de amistad con ellos. Se le transmitieron desde Arlés las siguientes instrucciones: que tan pronto como los enemigos penetraran en Italia, los atacará de frente, mientras ellos los atacarían por la retaguardia. Como hablaremos todavía mucho de este hombre, es conveniente mencionar su nacimiento y carácter. Su padre Gaudencio, era de la principal ciudad de la provincia de Escitia, entró en la milicia en calidad de doméstico para alcanzar el grado de magíster equitum. Su madre Itala, era una mujer noble y rica. El hijo de ambos, Aecio, pretoriano desde la infancia, fue dado como rehén a Alarico y de allí a los hunos. Una vez yerno de Carpilionis se encargó, en calidad de conde de los domésticos, de la administración del palacio de Juan. Era de estatura mediocre, de cuerpo vigoroso, sin debilidad ni pesantez, de exterior elegante y viril, con una mente muy viva; siendo además un caballero particularmente ágil, hábil para lanzar flechas, y muy diestro una vez con la lanza en la mano, propio a la guerra y excelente en la paz y las artes. Exento de avaricia, poseía los dones del espíritu sin que las malas inclinaciones  lo apartaran del deber. Paciente ante los ultrajes, amante del trabajo, impávido frente el peligro, tolerante al hambre, la sed y los desvelos. Es una certeza que desde su más temprana edad se le predijo el poder al que estaba destinado, y cual sería su renombre en su tiempo y país.

Eso relata el susodicho historiador sobre Aecio.  Ya adulto, el emperador Valentiniano, temiendo  que Aecio lo tiranizará, lo mató sin  causa alguna [454].  Antes de caer él mismo muerto, un año después, atravesado  con una espada por Ocyla, el trompeta de Aecio, mientras presidía el tribunal en el campo Marte y hablaba al pueblo [455]. Tal fue el fin de uno y otro.

IX Muchos ignoranxxi cuál fue el primer rey de los francos. Sulpicio Alejandroxii, por ejemplo, cuenta muchas cosas, pero nunca menciona a un primer rey, antes dice que tenían duques: sería conveniente narrar lo referente a estos jefes. Primero relata que Máximo había perdido toda esperanza de conservar el imperio, y luego añade:  En ese tiempo [388] Genobaldo, Marcomir y Sunnon, duques de los francos, irrumpieron en Germaniaxxiii, y cruzada la frontera, realizaron múltiples matanzas, arrasando con burgos muy fértiles, llevaron el pavor hasta Colonia [Colonia Agrippina]. Tan pronto como llegó la noticia a Tréverisxxiv, Nanneo y Quintino, comandantes de la milicia, a quienes Máximo había confiado su hijo infante y la defensa de las Galias, reunieron un ejército y marcharon a Colonia. Pero, una vez saqueada la riqueza de las provincias, el enemigo cargado de botín volvió a cruzar el Rin, dejando en territorio romano sólo a unos pocos de los suyos en observadores a fin de organizar el próximo pillaje. Los romanos los combatieron con ventaja, matando un gran número de francos cerca del bosque de Ardennes [la Carbonnière]. Cuando deliberaban si debían o no perseguirlos en el interior de su país, Nanneo rehusó, sabía perfectamente que los estarían esperando, y que ya en el interior de sus tierras,  los  romanos les serían inferiores, mientras aquellos resultarían los más fuertes. Pero Quintino junto a los otros milicianos no estuvieron de acuerdo, y tras la partida de Nanneo a Maguncia; Quintinino cruzó el Rin a la altura del fuerte de Nuitzxxv, seguido por el ejército. Al segundo día de marcha después del río, se toparon con casas deshabitadas e importantes burgos en el abandono. Los francos simulaban estar espantados y se habían replegado hacia bosques remotos y talado sus linderos, no sin antes prender fuego a sus casas creyendo, en su cobarde tontería, que atacarse a unos muros era consumir una victoria. La noche la pasaron los soldados bajo el peso de sus armas en la inquietud. Y al alba conducidos por Quintino penetraron en el bosque donde prosiguieron hasta el medio día por caminos errados, perdidos por completo. Al final, fueron a dar contra una muralla que les bloqueó el paso no dejándoles otro pasaje abierto, sino hacia unos campos pantanosos en los linderos del bosque.  Fue entonces cuando vieron a los primeros enemigos montados sobre pilas de troncos. Y desde lo alto de esas pilas les lanzaban, como si se tratara de máquinas de guerra, flechas envenenadas con ponzoña de hierbas; de tal suerte que aún a las heridas que no lesionaban las partes vitales, e incluso a las más superficiales, seguía la muerte. El ejército que se vio de pronto rodeado por una muchedumbre de enemigos,  se precipitó hacia el único paso libre que  los francos les habían dejado, desparramándose en desorden sobre el pantano. Los primeros en hundirse fueron los jinetes, se les vio perecer en el cenagal, hombres y caballos mezclados. Los hombres[6] a quienes no aplastó el peso de sus monturas, se extrajeron a malas penas y mucho trabajo del fango, sólo para correr a ocultarse al  bosque de donde recién habían salido. Roto el orden de las legiones, los masacraron. Heraclio, tribuno de los jovinianosxxvi, fue muerto al igual que la mayoría de los mandos; sólo unos pocos lograron salvarse merced a la  noche y a los meandros del bosque. Este relato se halla en el tercer libro de la historia de Sulpicio Alejandro.

En el cuarto, tras narrar el homicidio de Víctor, hijo del tirano Máximo, dice: En ese tiempo [389], Carieto y Siro nombrados en lugar de Nanneo, se opusieron a los francos con un ejército en Germania. Y poco después agrega en relación al botín que los francos se llevaron de Germania:

Arbogastes no tolerando ninguna tardanza, impulsó al César a castigarlos a menos de que aceptaran restituir lo que antes de la masacre de las legiones habían saqueado y entregaran además a los autores de la guerra, responsables de haber violado la paz con perfidia. Narra también lo acontecido durante el mando de Carieto y Siro, y añade: Pocos días después, tuvo una breve entrevista con Marcomir y Sunnon, oficiales reales de los francos, y tras recibir a los rehenes, los romanos se retiraron a Tréveris para establecer allí, según es la costumbre, el cuartel de invierno. Como los llama realesxxvii ignoramos si eran reyes o sólo los representaban. El mismo historiador al relatar la situación crítica del emperador Valentiniano, dice: Mientras diversos sucesos acontecían en Tracia, al Oriente, los asuntos públicos estaban perturbados en las Galias. El príncipe Valentiniano, encerrado en el recinto de su palacio en Vienne, vivía reducido a una condición menor que la de un simple particular, y había abandonado el cuidado de los asuntos militares a los francos, mientras los asuntos civiles pasaron a manos de la facción de Arbogastesxxviii. Entre todos los soldados que pronunciaron el juramento de fidelidad, ninguno se atrevía a obedecer las órdenes o discursos particulares del príncipe. Luego refiere como: ese mismo año, Arbogastes quien perseguía con un verdadero odio de bárbaro a Sunnon y Marcomir, reyechuelos francos, llegó a Colonia durante el peor rigor del invierno, pensando así alcanzar más  fácilmente los escondrijos de los francos en medio de la aridez de los bosques despojados para prenderles fuego, precisamente entonces que no podían disimular emboscadas. Arbogastes reunió el ejército, cruzó el Rin y arrasó el país de los bructerosxxix, los más próximos a sus orillas, y un burgo ocupado por los chamavesxxx[7], sin que nadie se presentara excepto por algunos ampsivaros y catosxxxi conducidos por Marcomir, y visibles en la lejanía sobre la cúspide de las colinas. Esto dice de los que llama duques y regios, pero más adelante sí específica que los francos tenían un rey,  cuando sin nombrarlo dice: Tras renovar los antiguos tratados con los reyes de los alemanes y de los francos, el tirano Eugenio emprendió una expedición militar [393],  acorriendo a los límites del Rin a disuadir con la apariencia de un ejército considerable a las naciones salvajes. Es todo lo que este historiador dice respecto a los francos.

Renato Profuturus Frigeridus, mencionado anteriormente, al narrar la toma y destrucción de Roma por los godos [409], dice: En esos tiempos, Goar xxxiiise había pasado a los romanos, y Respendial, el rey de los alemanes, retiró su ejército de las orillas del Rin, a causa de la guerra de los vándalos contra los francos. El rey Godegisil sucumbió y con él casi veinte mil hombres murieron a hierro. Los vándalos habrían perecido también sin las fuerzas de los alanos que sobrevinieron a tiempo [406]. Nos sorprende que este historiador no nombre al rey de los francos, mientras sí llama por su nombre a los de otras naciones. Sin embargo, cuando menciona que Constantinoxxxiv ordenó a su hijo Constante abandonar España y unírsele en Arlés, prosigue de esta forma: Constantino[8] hizo venir a su hijo Constante, también rey, a fin de deliberar sobre los últimos acontecimientos. Y Constante abandonó la corte y a la emperatriz, su mujer, poniendo  todos los negocios de España en las manos de Geroncio, para reunirse con su padre. Una vez que llegó y pasaron juntos algunos días, al ver Constantino que Italia nada tenía que temer, se libró a la gula y al desenfreno, importunando ahora a su hijo para que tornara a EspañaLas tropas de Constante estaban ya en movimiento y él todavía en el palacio de su padre, cuando llegaron correos de España con la noticia de que Geroncio había  ofrecido el imperio a Máximo, uno de sus clientes [410],  y como, secundado por naciones bárbaras, se armaba contra él. Constante y el antiguo magister de oficios y hoy  prefecto de las Galias, Décimo Rustico [xxxv], enviaron primero a Edobico contra los germanos a las Galias, en cuanto a ellos marcharían inmediatamente después en conjunción con los francos, los alemanes y el conjunto de las tropas. Su plan era estar lo antes posible de vuelta con Constantino. Similarmente al escribir sobre el sitio a Constantino, dice: Hacía apenas cuatro meses que sitiaban a Constantino, cuando llegaron repentinamente mensajeros de la Galia ulteriorxxxvi con el anuncio de que Jovino había revestido los ornamentos reales [411, en Maguncia] y ahora marchaba contra los sitiados en compañía de burgundios, alemanes, francos y alanes. Los sitiadores intensificaron en consecuencia el asedio, y Constantino se vio obligado a abrir las puertas de la ciudad y rendirse. Fue inmediatamente conducido a Italia, en donde unos asesinos enviados ex professo le tajaron la cabeza sobre el río Mincio. El mismo historiador dice poco después: En esos días, el prefecto del tirano Décimo Rústico y Agroecio, antiguo jefe de los secretarios de Jovino, junto con otros nobles capturados en Auvernia por los duques de Honorio, fueron cruelmente asesinados. La ciudad de Tréveris fue de nuevo pillada y librada por los francos a las llamasxxxvii. Cuando a Asterio se le eleva a la dignidad de patricio mediante cartas del emperador, agrega: En ese tiempo, Castino, conde de los domésticos fue enviado a las Galias en una expedición contra los francos. Esto es todo lo que cuentan sobre los francos. El historiador Orosio en el séptimo libro de su obra dicexxxviii: Una vez que Estilicón hubo congregado a las naciones, aplastó a los francos, cruzó el Rin, recorrió las Galias y llegó hasta los Pirineos. Esas son las noticias que los historiadores nos dejaron sobre los francos, sin mencionar jamás el nombre de sus reyes. Numerosos son los que cuentan que salieron de la Panoniaxxxix para venirse a establecer primero en las riberas del Mein[9] y de allí atravesado este río, llegar a Tongres. En esos pueblos y ciudades fue donde instituyeron reyes melenudosxl a la principal y, por así decirlo, a la más noble de entre todas sus familias, para que los gobernaran. Pero de qué forma las victorias de Clodoveo aseguraron el título para su familia, lo diremos después.

Leemos en los Fastos Consularesxli que Teodomir, rey de los francos, hijo de Ricomer, y su madre Achila fueron pasados a cuchilla [en 421 o 428]. Refieren también que Clogion, poderoso y noble entre su gente, fue rey de los francos. Habitaba el fuerte de Dispargxlii , en la frontera con el país de Tongres, una área que se extendía al sur hasta el Loira, regiones que habitaban conjuntamente con los romanos. Mientras al sur del Loira dominaban los godos. Los burgundios, seguidores también de la secta de los arrianos, vivían sobre  la margen opuesta del Ródano, la que corre cerca de  la ciudad de Lyon. Clogion envió espiones a la ciudad de Cambrai y en cuanto hubieron explorado la comarca, los siguió con su ejército. Derrotó a los romanos y tomó esta ciudad en la que residió muy poco, extendiendo sus conquistas de allí hasta el río Somme. Algunos pretenden que Meroveo y su hijo Childeric pertenecen a su estirpe.

X Parece que esta raza siempre fue adicta a los cultos idolatras, y no conoció de ninguna manera a Dios. Hicieron imágenes de los bosques, las aguas, las aves, las bestias y otros elementos, a los que acostumbraban ofrecer sacrificios, sin importarles la cólera divina. ¡Ay! si la voz terrible de Dios hubiera alcanzado la fibra de sus corazones, aquella que por la boca de Moisés habló al pueblo, diciendo: No tendrán otros dioses aparte de mí, ni esculpirán ninguna imagen de lo que se mueve en el cielo, sobre la tierra y en las aguasxliii. Y esto: Adorarás a Dios tu Señor, a él sólo servirás y no jurarás más que en su nombrexliv. Si hubieran entendido la venganza que cayó sobre los israelitas,  adoradores del becerro de oro fundido, quienes tras un banquete, cantos, lujuria y danzas, y con la boca todavía inmunda de esos abusos se dirigieron a lo que ellos mismos habían esculpido, diciendo: Estos son tus dioses, oh, Israel, que nos sacaron de Egiptoxlv, con la consecuencia de que perecieron ochenta mil hombres en castigo. O aquella otra venganza que cayó sobre quienes se iniciaron al culto de Belfegor, y se casaron con las mujeres moabitas, unas extranjeras y por ende prostitutas, y perecieron a manos de sus propios parientes azuzados por el sacerdote Fineas, que con la muerte de los adúlteros pensaba así aplacar la furia de Dios, celo que se le alabó con justicia. O si a sus orejas hubieran llegado las palabras que Dios puso en boca de David: Porque todos los dioses de las naciones son demonios, y sólo Dios hizo el cieloxlvi. Y: Los ídolos en oro y plata de las naciones son artefactos hechos por la mano del hombre, semejantes a quienes las labraron y a cada uno de quienes se fía de ellosxlvii. O esto: Que confundan a los adoradores de esculturas que se glorifican en sus ídolosxlviii. O de lo que da testimonio el profeta Habacuc [2, 18-30] cuando dice: ¿Qué cosa puede revelarles una escultura esculpida por ellos mismos? ¿qué les revela esa falsa imagen mientras se funde en un horno? Aunque labrada sigue siendo de oro y plata, sin que ningún espíritu la habite jamás; mientras el Señor sí habita su santo templo: y que la tierra entera tiemble ante él. Pero ya otro profeta había dicho: Que los dioses que no crearon ni el cielo ni la tierra, perezcan bajo el cielo y que se les extermine de la superficie de la tierra.xlix O bien: Pues he aquí que el Señor creó los cielos, el Dios que creó la tierra, la formó y le dio ser. No la creó en vano sino para que estuviera habitada: Yo soy el Señor, ese es mi nombre, y no cederé mi gloria ni prez a los ídolos.l Y más adelante: ¿Hay alguno entre los falsos dioses de las naciones que haga lloverli? Y por boca de Isaías: Yo soy el primero y el último, fuera de mí, no hay ningún dios. Todos esos labradores de ídolos son nada; las imágenes que más estiman no les sirven; ellos mismos son testigos de su confusión, sus ídolos tienen los ojos pegados, no ven ni oyen nada. ¿Cómo puede un hombre haber perdido el juicio al grado de querer formar un Dios y pretender fundir su imagen en una estatua inútil? Todos los que participan en su elaboración serán confundidos, porque los artífices no son sino hombres. El forjador trabaja con los brazos, configura a golpe de martillo, ejecuta su obra a fuerza de brazo; pasa hambre y se extenúa; no bebe agua y queda agotado. El escultor tallista toma la medida, hace un diseño con el lápiz, trabaja con la gubia, diseña a compás de puntos y le da figura varonil y belleza humana, para ponerlo en un nicho. Tallan un cedro, un roble o una encina que les sirve para hacer fuego, con una parte se calientan, con la otra hacen un dios que adorar, un ídolo para prosternarse ante él, una imagen muerta a la que suplican diciendo : Libéranos porque eres nuestro dios. Con la mitad de esa madera, hice fuego, encendí lumbre para cocer el pan o la carne que me comí; de la madera que me queda formaré un ídolo y me inclinaré ante ese tronco de árbol con la frente en el polvo. Una porción de ese árbol ya es ceniza y, sin embargo, su corazón insensato adora la otra porción, y no piensa siquiera en desengañar su alma diciendo : Ciertamente la obra de mis manos es una mentira. Al comienzo, la nación de los francos tampoco entendió esto, aunque lo reconocería más tarde, como el resto de nuestra historia lo dará a conocer.

XI Avito  uno de los senadores y según es noto,  ciudadano de Auvernia, fue investido con  el imperio romano [455] aunque como se comportó de una manera desordenada, el senado no tardó en despojarlo del imperio y otorgarle el episcopado de  Plasencia. Pero al descubrir que el senado en su indignación quería al final privarlo de la vida, partió con una gran cantidad de ofrendas hacia la basílica del mártir San Julián de Auvernia. En el camino, sin embargo, se le acabó la vida. Murió de la fatiga, y fue enterrado en el pueblo de Brioude, al pie del mártir aludido. Le sucedió Marciano [457], mientras el romano Egidio era nombrado magíster militum para las Galias.

XII El rey de los francos, Childeric vivía dado al libertinaje deshonrando a las hijas de sus hombres, y los francos  indignados lo destronaron [457]. Luego partió a Turingia al descubrir que planeaban matarlo dejando, no obstante, a uno de sus hombreslii para que con palabras tranquilizara los ánimos furibundos. Le dio también una señal con la cual le haría saber el momento de regresar a su patria. Una moneda de oro dividida en dos, una de cuyas mitades se llevó Childeric, mientras el amigo que conservaba la otra le decía: Cuando recibas  esta mitad y las dos partes formen una moneda, vuelve con toda seguridad a tu patria. En Turingia, se refugió en la corte del rey Bysinoliii y su mujer Basina. Los francos no tardaron en eligir a la unanimidad a Egidio también como magíster militum, enviado según ya dijimos por la república romana. Corría el octavo año de su reino cuando el fiel amigo de Childeric,  habiendo aplacado en secreto a los francos, le mandó un mensajero con la mitad faltante de la moneda. A la vista del indicio cierto de que los francos deseaban y aún le suplicaban que volviera, regresó y recuperó su reino. Tiempo después Basina, de quien antes hablamos, abandonó a su esposo para alcanzar a Childeric. Y como él solícito le preguntara la causa de un viaje tan largo, ella le respondió: Reconocí tu mérito así como tu gran coraje, y vine para vivir contigo. Aprende también que si hubiera conocido más allá de los mares a alguien con mayores méritos que tú, habría deseado vivir con él. Y él encantado, la desposó. Ella concibió y parió un hijo llamado Clodoveo, quien fue un gran príncipe y combatiente temibleliv.

XIII Tras las muerte de San Artemio en Auvernia, Venerando, uno de los senadores fue creado obispo. De cómo era este pontífice nos informa Paulinolv quien dice: Si hoy vieras a los dignos sacerdotes del Señor, a Exuperio de Tolosa, a Simplicio de Vienne, a Amando de Burdeos, a Diogenes de Albi,  a Dinamio de Angulema, o a Venerando de Auvernia, a Alith de Cahors, o a Pegaso de Perigord, cualesquiera que hayan sido los vicios del siglo, verías a los más dignos guardianes de la  fe y la religión. Se refiere que Venerando murió en la vigilia misma de la Navidad, y que por la mañana, una procesión solemne siguió sus exequias. Pasados los funerales se dio una vergonzosa querella en relación a su sucesor. Como cada partido quería imponer el suyo, el pueblo se hallaba sumamente dividido. Un domingo que se reunían los obispos, una mujer velada y consagrada a Dios, se avanzó audazmente y les dijo: ¡Escúchenme, sacerdotes del Señor! Sepan que entre los elegidos para el sacerdocio, ninguno place a Dios. El Señor mismo verá de proveerlo hoy. Dejen entonces de coludirse y alebrestar al pueblo, y sean pacientes un rato todavía. Pues el Señor dirige, ahora y hacia aquí, a quien regirá en adelante su iglesia. Mientras estaban en la estupefacción de esas palabras, llegó Rústicolvi, un sacerdote de la misma diócesis de Auvernia, y el indicado por la visión a la mujer, quién al verlo dijo: Éste es el elegido del Señor. El pontífice que les destina. Que se le erija pues en obispo. Dijo, y el pueblo en su conjunto hizo a un lado sus pretensiones anteriores proclamando que sería un obispo justo y digno. Una vez en la silla catedralicia, Rústico fue el séptimo en ocuparla a la gran satisfacción del pueblo.

XIV  A la muerte en la ciudad de Tours, del obispo Eustaquio durante el décimo séptimo año de su pontificado, le sucedió Perpetuo [460], el quinto después del bienaventurado San Martín. Testigo de los milagros continuos sobre la tumba del santo, juzgó a la capilla que se le había construido, pobre e indigna de tales prodigios. La mandó tirar y construir en su lugar la gran basílica en pie hasta nuestros días a 550 pasos de la ciudad. Tiene de largo 160 pies y 60 de ancho, y una altura bajo la bóveda de 45. Posee 32 ventanas del lado del altarlvii y 20 en la nave así como 41 columnas. En todo el edificio hay 52 ventanas, 120 columnas y ocho puertas; 3 de las cuales están del lado del altar y 5 en la nave.[10] Esta basílica cuenta con tres solemnes fiestas: la de la dedicación del templo, la del traslado del cuerpo del santo y la del aniversario de su promoción al episcopado. La primera se celebra el 4 de julio, la segunda el 11 de noviembre. Quien celebre fielmente estas fiestas merecerá la protección del santo obispo, en este mundo y en el otro. El sagrario de la capilla anterior era de una estructura elegante que el pontífice creyó necesario conservar, por eso al construir la basílica en  honor de San Pedro y San Pablo, mandó se trasladara a su capilla. Muchas otras basílicas edificó que en el nombre de Cristo perduran hasta hoy.

XV En ese tiempo, el sacerdote Eufronio erigió una basílica al bienaventurado mártir Sinforiano[11]de Autun. Y cuando se le eligió obispo de esta ciudad, fue él quien envió con gran devoción el mármol que se encuentra sobre el sepulcro de San Martín.

XVI Tras la muerte del obispo Rústico, San Namacio fue, en sus días, el octavo obispo de Auvernia. A su dedicación se debe la iglesia que hoy aquí se eleva, y la mayor dentro de los muros de la ciudad.lviii Tiene 150 pies de largo, 60 de ancho y 50 de alto de la nave hasta la bóveda, al frente bajo el ábside hay una rotonda, ambas alas de la iglesia son de una construcción elegante y todo el edificio está dispuesto en  forma cruz. Tiene 42 ventanas, 70 columnas, 8 puertas. Allí son sensibles: el terror de Dios y una magnifica claridad; y no infrecuentemente un aroma suavísimo como de especies alcanza a los religiosos. Las paredes en mosaico del altar están ornamentadas con muchos tipos de mármol. Al doceavo año cumplido de la edificación por el santo pontífice,  mandó sacerdotes a Bolonia, ciudad de Italia, a fin de poder exhibir las reliquias de San Vidal y San Agrícola, quienes fueron crucificados por el nombre de Cristo, nuestro Dios.

XVII Su conyugue edificó  la basílica de San Esteban [San Eutropio, Dom Ruinart][12] en los suburbios de la ciudad. Como era su voluntad decorarla con colores, tenía en el regazo un libro con  las historias de las acciones de la antigüedad, y al mismo tiempo que leía, iba indicando las pinturas que  debían representarse en sus paredeslix. Pero, un día, que en la basílica estaba sedente y leía, entró un pobre a orar y como la viera vestida de negro y anciana, pensó que se trataba de una indigente, sacó pues un pedazo de pan, se lo colocó sobre las rodillas y salió. Ella no desdeñó el don del pobre que no entendió su rango, sino que lo aceptó y dando gracias lo conservó, y desde entonces lo puso sobre su mesa, y sobre él y hasta que se consumió diría el Benedicite[13].

XVIII Childeric luchó contra los orleanenseslx, mientras Odoacro y los sajoneslxi llegaban a Angers.  Fue entonces cuando una gran peste devastó al pueblo, de cuyo flagelo pereció Egidio [octubre 464] dejando un hijo de nombre Afranio Siagrio. Tras la muerte del magíster militum, Odoacro recibió rehenes de Angers y otros lugares. Los bretones fueron expulsados de Bourges por sus godoslxii que hicieron además una carnicería matando a un gran número de ellos cerca del burgo de Dol. Mientras el conde Pablo, en unión  con los romanos y los francos, combatía a su vez a los godos y se hacía de un cuantioso botín. Odoacro vino a Angers, seguido un día después [471] por el rey Childeric, quien tras el asesinato del conde Pablo, ocupó esta ciudad. Ese día un terrible incendio destruyó la catedral.

XIX Entretanto  se declaraba la guerra entre los sajones y los romanos. Guerra en que los sajones se darían a la fuga, no sin abandonar a muchos de los suyos al hierro de los romanos que los perseguían. Sus islas  fueron capturadas y arrasadas por los francos quienes asesinaron a una multitud. El noveno mes de ese año, tembló la tierra. Childeric y Odoacro trabaron una alianza y subyugaron a los alemanes, invasores de una parte de Italia.

XX Eoric, rey de los godos, creó duque de Septimania a Víctor, en el catorceavo año de su reino.lxiii Éste vino repentinamente a Auvernia con la intención de incorporar también esta ciudad[14]. Fue el duque Víctor quien construyó las criptas que aún se ven en la basílica de San Julianlxiv, a la par que las columnas situadas en la iglesia. Vio se edificara la basílica de San Lorenzo y San Germán en el burgo de San-Germain-de-Lambron[15]. Estuvo nueve años en Auvernia. Promovió calumnias contra el senador Enqueriolxv, al cual metió a la cárcel sólo para mandarlo sacar cierta noche, atar a un decrépito muro y derribar enseguida el pedazo de muro sobre él. Pero como era lujurioso en su amor de las mujeres, temeroso de que los locales lo fueran a asesinar, huyó a Roma. Allí intentó proseguir con su lascivia y fue lapidado [484]. Después de su muerte, Eoric reinó todavía cuatro años, y falleció en el vigésimo séptimo año de su reino [léase décimo séptimo]. Fue entonces cuando  hubo un gran temblor de tierra.

XXI En Auvernia, al finado obispo Namacio le sucedió Eparco. Hombre prudentísimo y de una gran religiosidad. En ese tiempo la iglesia poseía intramuros una pequeña propiedad, que era la vivienda del sacerdote y  hoy se dice sala de recepción[16], durante la noche él iba de allí a la iglesia a dar gracias a Dios. Es un hecho que cierta noche al entrar la halló repleta de demonios, mientras su príncipe, vestido con ropas de mujer, se había sentado en la silla catedralicia. A él se dirigió el pontífice dijo: Ay, meretriz abominable, no te basta con profanar todos los lugares, ahora te sientas en el trono consagrado a Dios que mancillas con tu contacto fétido. Retírate de la casa de Dios,  no la profanes más. Aquel replicó: Ya que me llamas mujer, no se podrá decir que no fuiste tú quien eligió la pasión por las mujeres que te ha de atormentar. Dijo y se desvaneció en humo. Y ciertamente el sacerdote fue tentado con accesos de una violente concupiscencia; aunque merced al signo de la santa cruz, detrás del cual no dejaba de guarnecerse, en nada pudo perjudicarlo el enemigo. Cuentan que hizo construir un monasterio sobre la cima del monte  Chantoin, donde todavía está su oratorio y en donde se recluía los días santos de la cuaresma, para regresar el día de la pascua acompañado de clérigos y ciudadanos con grandes cantos a su iglesia catedralicia. Sidonio, antiguo prefectolxvi, lo remplazó a su muerte [473]. Era un hombre, según la dignidad del siglo, noble y uno de los primeros senadores de las Galias, por lo que se había unido en matrimonio con la hija del emperador Avitolxvii. Le son contemporáneos Víctor, a quien ya mencionamos y entonces todavía en la ciudad de Auvernia [Clermont] y; en el monasterio de San Cirio, un abad de nombre Abraham en quien refulgía la fe y gracia del primer patriarca, según escribimos en el libro de su vida.lxviii

XXII San Sidonio era de una elocuencia tal como para ser capaz de improvisar sobre el tema que fuera, magníficamente y cuando se le ofreciera. Un día que lo invitaron a las festividades de la basílica del citado monasterio de Chantoin, aconteció que le hurtaron el libro con el cual tenía costumbre de servir las solemnidades sacrosantas, con el tiempo justo, se preparó y recitó el oficio completo de la fiesta ante la admiración de todos los asistentes a quienes no parecía hablara un hombre sino un ángel. Lo mostramos ampliamente en el prefacio del libro que anexamos a las misas de su composiciónlxix. Como era de una magnífica santidad y, según dijimos, el primero de los senadores, frecuentemente sustrajo vasos de plata de su casa para distribuirlos entre los pobres, sin avisarle, claro está, a su esposa. Y cuando ella se enteraba se escandalizaba, pero entonces él pagaba a los indigentes el precio  y restituía el objeto en su casa.

XXIII Cuando ya se había consagrado al servicio del Señor y llevaba una vida santa en medio del siglo, se sublevaron en su contra  dos sacerdotes, arrebatándole todo poder sobre los asuntos de la iglesia, lo redujeron a la más escasa subsistencia y cubrieron con los peores ultrajes. Pero la clemencia divina no permitió que permanecieran mucho tiempo impunes. Y como uno de estos sacerdotes, perverso e indigno, había amenazado la noche anterior con expulsarlo de la iglesia. Al oír el sonido que llamaba a Matines, se levantó con la hiel que le hervía contra el santo de Dios, pensaba en su iniquidad llevar a cabo lo tramado ayer. Sólo que antes entró al retrete y mientras se arqueaba para liberar el vientre, se le fue el alma. Afuera lo esperaba un criado con una vela. El día punteaba y su cómplice le envió un mensajero, diciendo: Ven, no tardes, para que llevemos a cabo lo acordado ayer. Como el muerto no podía responder ni tampoco salía, el criado optó por levantar la cortina de la puertalxx y halló a su amo muy sedente y difunto sobre el excusado. Con lo que queda claro que su crimen no fue menor al de Arrio, a quien también en un retrete se le salió el alma también por las partes inferiores. Porque no puede ser sino un hereje, el que se rebela en la iglesia contra el sacerdote de Dios, a cuyo cuidado pacen las ovejas, y sólo un hereje se adueña de un poder que ni Dios ni los hombres le confiaron. Al santo pontífice le quedaba todavía un enemigo, pero recuperó  sus poderes. Sucedió después que atacado de fiebre enfermó, y suplicó a los suyos que lo llevaran a la iglesia. En cuanto lo trajeron, una multitud de hombres, mujeres y niños hicieron corro a su alrededor diciendo: ¿Porqué nos abandonas, buen pastor? ¿A quién le confías aquellos que dejas huérfanos? ¿Cuál será nuestra vida después de tu muerte? ¿Quién nos aderezará como tú con la  sal de la prudencia y nos inspirará el temor del nombre del Señor? A sus palabras el pueblo entremezclaba lamentos y el pontífice inspirado de pronto por el Espíritu Santo les respondió: No teman, oh, pueblo, mi hermano Aprunculo será su pontífice. Ellos no entendieron y se lo atribuyeron al delirio.

Después de su tránsito al otro mundolxxi, el otro sacerdote, el sobreviviente de entre sus enemigos, se apropió en una demostración de avidez de todos los bienes de la iglesia cual si fuera el obispo y decía: Dios ha puesto por fin los ojos en mí, ha visto que soy más justo que Sidonio y otorgado el poder. Y mientras hacía ostentación de su triunfo paseándose por las calles de la ciudad, llegó el día del Señor, cercano también al aniversario luctuoso del santo hombre. Preparó un festín al que invitó a todos los ciudadanos a la casa episcopal, durante el cual sin ningún respeto por los ancianos se reclinó él primero sobre su silla larga. El sumiller le sirvió una copa y dijo: Señor, tuve un sueño que con su permiso le voy a contar. Vi la noche del domingo una gran estancia en la que había un trono. En ese trono estaba sentado un juez, el cual sobrepasaba al resto por su poder, y lo rodeaban un gran número de sacerdotes en vestimentas blancas y una muchedumbre infinita de pueblo. Mientras yo contemplaba nervioso estas cosas, discerní por encima del gentío al bienaventurado Sidonio que litigaba contra el presbítero ése que murió hace años y que le era a usted querido. Ganó el proceso y se le condenó. Entonces el rey mandó que lo echarán a un calabozo de tinieblas, y en efecto ya se lo llevaban, cuando Sidonio volvió a levantar la voz, esta vez contra usted, acusándolo de complicidad en el crimen por el que acababan de condenar al otro. El juez buscó entonces alguien que pudiera avisarle, y yo me encogí e intenté disimular cuidadosamente detrás de la muchedumbre, dando inclusive la espalda, temeroso de que como lo conocía me fueran a enviar a mí. Fue un instante el que dediqué en silencio a este pensamiento, pero cuando me di cuenta, la multitud se había alejado y estaba solo. El juez me llamó y yo acudí. Me quede estupefacto, y mi temor frente al aspecto de su resplandor y poder, me hizo titubear, pero él me dijo: No temas, joven, antes ve y dile a ese sacerdote que venga a defenderse de la acusación, puesto que Sidonio pide que comparezca. Ve y no te demores, porque el rey me recomendó prevenirte de que: Si callas, morirás de la muerte más cruel. Al oír eso, el sacerdote fue presa del pánico, el cáliz se le escapó de las manos, y rindió el espíritu. Se le levantó de la cama para sepultarlo y fue a tomar posesión, a lado de su cómplice, del infierno. Tal es el juicio de Dios en este mundo sobre los clérigos rebeldes. El uno padeció la muerte de Arrio; mientras al otro se le precipitó como a Simón el Mago desde la cúspide de su soberbia merced a un único ruego al santo apóstol. Ambos, sin ninguna ambigüedad, se encuentran en el Tártaro por haber, los muy malignos, procedido  contra su santo obispo.

Entretanto cundía ya en la región la fama del terror a los francos, y todos por amor de ellos deseaban que reinaran. San Aprúnculo, obispo de la ciudad de Langres, comenzó a despertar las sospechas de los burgundioslxxi. El odio creció de día en día, hasta que se mandó que lo pasaran en secreto a cuchilla. Le avisaron y escapó de la ciudad de Dijon colándose por los intersticios de la muralla y vino a Auvernia. Allí se cumplió la palabra que el Señor puso en boca de San Sidonio. Fue su onceavo obispo.

XXIV En los tiempos del pontificado de Sidonio, el hambre azotó la Burgundia. La gente se dispersó  por las diversas regiones, sin que se le brindara por eso alimentos. Ecdicio, de la orden senatorial y pariente de Sidonio, realizó confiando en Dios una bella acción. Ante la hambruna galopante, envío a sus criados con caballos y carros a las ciudades vecinas para que trajeran a la gente en el desamparo.lxxiii Lo cual ellos hicieron, transportando a su casa a cuantos pudieron,  donde los alimentó el tiempo de la sequía, eximiéndolos así de morir de hambre. Y fueron muchos, cuentan que más de cuarenta mil de ambos sexos. Cuando regresó por fin la prosperidad, se organizó el traslado en sentido inverso, devolviendo a cada uno a su localidad. Acababa de irse el último, cuando lo alcanzó una voz que bajaba del cielo y decía: Ecdicio, Ecdicio, por esto que hiciste, porque obedeciste mis palabras y saciaste mi hambre alimentando al pobre, ni a ti ni a tu descendencia les faltará nunca el pan. Que este Ecdicio era de una  valentía notoria, está en el recuerdo de muchos, porque con apenas diez hombreslxxiv ahuyentó una multitud de godos. Durante esa misma hambruna se le atribuye a San Paciente, obispo de Lyon, un auxilio similar en favor del pueblo. Ha llegado hasta nosotros una carta del bienaventurado Sidonio [Carta 12, libro VI] en la que lo alaba solemnemente al respecto.

XXV En sus tiempos y en los de Eoric, este rey de los godos saliéndose de los límites de España atrajo sobre los cristianos de las Galias una cruel persecución. Decapitaba por doquier a quien no se sometiera a su herejía perversa. A los sacerdotes los metía en prisión, pero a los obispos los mandaba al exilio o al degüello. Y con espinas ordenó bloquear las entradas de las iglesias, para que en la ausencia del culto cayera naturalmente la fe en el olvido. La calamidad  se abatió, en primer lugar, sobre  las  ciudades de Gascuña [Novempopulanie] y de las dos Aquitaniaslxxv[467]. Del noble Sidonio al obispo Basilio sobrevive una carta que trata del tema y así lo asienta [al obispo de Aix, Basilio].  Aunque el autor de la persecución no tardó en morir, víctima de la venganza divina.

XXVI Tras cumplir treinta años de pontificado, el bienaventurado Perpetuo descansó en paz.lxxvi En su lugar eligieron a Volusiano, uno de los senadores. Pero los godos sospecharon de él y en el año séptimo de su pontificado se lo llevaron cautivo a España, donde pereció bruscamente; remplazándolo Vero, el séptimo obispo después de San Martín.

XXVII Muerto Childericlxxvii, le sucedió su hijo Clodoveolxxviii. Fue durante el transcurso del quinto año de su reino, que Clodoveo en compañía de Rañacariolxxix, un pariente suyo con un reino propio, marchó contra Siagrio, el rey de los romanos e hijo de Egidio y que residía en la ciudad de Soissons, conquistada por su padre de la manera que se relató. Clodoveo le pidió que eligiera el campo de batalla. Siagrio no temió ni difirió el combate, y la batalla se trabó entre ellos [486]; pero al ver su ejército desbaratado, el rey de los romanos volvió las espaldas y corrió a refugiarse en Tolosa junto al rey Alarico. Clodoveo le exigió a Alarico[17] que se lo entregara, de lo contrario entendería que lo ponía bajo su protección y le haría la guerra. Y éste temeroso de incurrir por ese motivo en la ira de los francos y, acaso también porque los godos son habitualmente timoratos, se lo entregó cargado de cadenas. Lo recibió Clodoveo y puso  bajo custodia, y tan pronto como se adueñó de su reino dio órdenes para que lo asesinaran en secreto. En ese tiempo fueron saqueadas muchas iglesias, porque vivía todavía envuelto en el culto del error. Unos soldados arrebataron un jarrón de una magnitud y belleza admirables, así como numerosos ornamentos de los santos misterios. Entonces el obispo de esta iglesialxxx mandó mensajeros al rey, requiriéndolo para que si la iglesia no podía recuperar  el resto de los jarrones sagrados, le devolvieran al menos ese. El rey le respondió al mensajero: Síguenos a Soissons, porque allí es donde se dividirá el botín. Y cuando la suerte me haya atribuido el jarrón, cumpliré lo que me pide el pontíficelxxxi. Llegaron a Soissons y, una vez en medio de la plaza donde se había colocado el cúmulo entero de los despojos , el rey dijo: Les ruego, oh animosos guerreros, que no me nieguen además de mi parte al menos este jarrón y se refería a aquel del que se hizo mención. Habló el rey y los más prudentes  entre ellos contestaron: Glorioso rey, todo cuanto vemos es tuyo y nosotros mismos estamos bajo tu dominio. Nadie puede oponerse a tu poder, haz pues tu voluntad. Cuando hubieron dicho, un guerrero envidioso, colérico y de poco rango, levantó su francisca[18] y golpeó el jarrón mientras gritaba: Nada recibirás, si no lo que te otorgue verdaderamente la suerte. El rey reprimió, bajo la apariencia de una paciente lenidad y ante la estupefacción de todos, el sentimiento de la injuria recibida; y cuando hubo recibido el jarrón[19] se lo devolvió al mensajero del obispo, aunque le hervía en el pecho lo que tan bien ocultaba en la cara. Un año después, ordenó a sus hombres venir al Campo Martelxxxiii en formaciones de guerra y en armas,   a fin de presentarlas relucientes y listas. Circulaba examinado las de cada uno hasta llegar al agresor del jarrón, a quien  increpó: Nadie tiene las armas tan descuidadas como tú. Ni tu lanza ni tu espada ni tu hacha sirven. Y arrebatándole el hacha de las manos la aventó al suelo, aquel se inclinó para recogerla y el rey que había alzado los brazos le hundió sin más su hacha en el cráneo. Así, dijo, le hiciste en Soissons al jarro. Enseguida comandó a los otros que se alejaran, gracias a esta acción se ganó el temor de los demás. Logró numerosas victorias en  muchas guerras. Durante el décimo año de su reino combatió a los habitantes de Tongres y los subyugó [491].

XVIII Los burgundios tenían por rey a Gondioc, de la raza del rey persecutor Atanarico mencionado con anterioridadlxxxiv. Sus hijos fueron cuatro: Gundebaldo, Godegisilo, Chilperic y Godemar. Gundebaldo acuchilló a su hermano Chilperic, y a la esposa la echó al agua con una piedra atada del cuello, mientras a las dos hijas las condenó al exilio. La mayor tras tomar el hábito se llamó Crona[20], el nombre de la menor era Clotildelxxxxv. Tiempo más tarde un embajador de Clodoveo, el cual enviaba legaciones con frecuencia a Borgoña,  vio a la joven Clotilde. Y como la viera hermosa y prudente, y se enterara de que era de linaje real, se lo comunicó a su rey. No demoró éste en mandar una delegación para pedirla en matrimonio. Y el otro la entregó a sus representantes, demasiado temeroso para negarla. Tras recibir a la joven se apresuraron a llevarla al rey. Clodoveo  la vio y en un arrebato de alegría la convirtió en su esposa. De una concubina ya tenía un hijo llamado Teodorico.

XXIX A su tiempo tuvo de la reina Clotilde un hijo primogénito [494]. Al cual estaba muy deseosa de bautizar por lo que amonestaba asiduamente a su hombre, diciendo: Nada son los dioses que adoran  los cuales  ni se auxilian ni pueden auxiliar a los demás, porque son de piedra, de leño o están esculpidos en algún metal. Los nombres que les pusieron son de hombre no de dioses, como Saturno quien, se afirma, que para que su hijo no lo echara del trono se sustrajo con la fuga, o como el mismo Júpiter, perpetrador inmundo de todos los vicios, un incestuoso que no se pudo abstener de vivir en concubinato con su propia hermana, según ella misma se titulaba: Hermana y cónyuge de Júpiterlxxxvi. ¿Qué lograron Marte y Mercurio? Poseedores no del poder divino sino de artificios mágicos. El Dios al que debemos prez es aquel que con su palabra sacó de la nada el cielo, la tierra, el mar y todo cuanto contienen; el que hizo brillar el cielo y lo engalanó con estrellas; llenó las aguas de peces, la tierra de animales, los aires de aves; a cuyo mandamiento la tierra se cubre de plantas, los árboles de frutos y de uvas las viñas; cuya mano creó el género humano; y que atribuyó en fin su labor al hombre, y le dio todas las creaturas para que le obedecieran y sirvieran. Estos discursos de la reina de ninguna forma inclinaron el rey a la santa fe, antes decía: Fue por el mandamiento de nuestros dioses que todas las cosas fueron creadas. Está claro que su Dios no puede nada, es más, se ha probado que ni siquiera es de la raza de los dioses. No obstante, la reina llevó fielmente su hijo al bautizo. Hizo decorar la iglesia con velos y tapices por ver si lo que sus discursos no habían logrado, lo lograba esta pompa. El niño fue bautizado con el nombre de Ingomer, pero murió la misma semana de su bautismolxxxvii. Y el rey resentido increpaba a la reina diciéndole: Si al niño se le hubiera consagrado en el nombre de nuestros dioses, aún estaría en vida; pero bautizado en el nombre de tu Dios no podía, está claro, vivir. La reina le replicó: Doy gracias al Creador omnipotente de todas las cosas, puesto que no me juzgó indigna de asociar a su reino al niño nacido de mi seno. Esta pérdida no aflige mi alma, porque sé que a los niños que Dios se lleva de este mundo, cuando están en los primeros albores de la vida, Dios mismo los nutre con su mirada. Engendró luego un segundo hijo, que recibió en la pila bautismal el nombre de Clodomiro. El niño habiendo caído enfermo el rey decía: Ahora le sucederá igual que a su hermano,  que se murió después de recibir el bautismo en nombre del Cristo de ustedes. Pero el Señor atendió los ruegos de la madre y le devolvió la salud a la criatura [496].

XXX La reina no cejaba en sus prédicas al rey a fin de que reconociera al Dios verdadero y abandonara a los ídolos; sin que nada nunca llegara a conmoverlo hasta que en la guerra contra los alemanes, se vio forzado a confesar lo que hasta entonces había negado. Los dos ejércitos se batían con encarnecimientolxxxviii, pero el de Clodoveo empezaba a ser desbaratado, lo cual percibió claramente por lo que alzó las manos al cielo, y con el corazón compungido y las lágrimas que le arreciaban en los ojos, dijo: Jesús Cristo, ése que Clotilde afirma ser el Hijo del Dios vivo y que, se asegura, otorgas tu socorro a quienes están en peligro y das la victoria a los que esperan en ti, invoco la gloria de tu auxilio: Concédeme el triunfo sobre mis enemigos, dame la prueba de esa potencia, de la que tu pueblo afirma tener tantas evidencias, y creeré en ti haciéndome bautizar en tu nombre; pues imploré a mis dioses y éstos apartaron de mí su socorro, lo que me da a pensar que no tienen ningún poder, ya que no asisten a quien los sirve. Te invoco y deseo creer en ti: sólo permite que escape a mis enemigos. No bien hubo pronunciado esas palabras cuando los alemanes volvieron la espalda, su rey había sido muerto y estaban a la desbandada, se rindieron a Clodoveo diciéndole: Te imploramos que no hagas perecer nuestro pueblo, porque somos tuyos. Clodoveo suspendió la masacre y tras someter a esa nación, regresó en paz a su reino, donde contó a la reina cómo había obtenido la victoria invocando el nombre de Cristo.

XXXI Entonces la reina mandó llamar a san Remigio, obispo de Reims, suplicándole que insinuara las palabras de salvación al monarca. Y el obispo en secreto lo incitó a creer en el Dios verdadero, creador del cielo y de la tierra, y a abandonar sus ídolos que no eran de ningún auxilio ni para ellos mismos ni para los demás. Y Clodoveo dijo: Santísimo padre con gusto te escuchó, pero hay que el pueblo que me obedece no quiere renunciar a sus dioses, iré pues a ellos y les hablaré conforme a tus palabras. Antes de que les hablara, cuando estaba en medio de ellos, merced a la intervención de la potencia divina, todos de una voz se exclamaron: Rey piadoso, rechazamos los dioses mortales y estamos listos a someternos a la ley del Dios inmortal que predica san Remigio. Un mensajero llevó la noticia al obispo, y éste arrobado de la alegría dio órdenes para preparar las pilas sagradas. Los pórticos interiores de la iglesia están cubiertos con lienzos pintados y velos blancos; las pilas bautismales están allí, se han esparcido perfumes, los cirios ciegan de claridad, el templo entero desprende el bálsamo del olor divino, al tiempo que sobre la concurrencia Dios hace descender una gracia tan grande que se creían en el paraíso. El rey exigió al pontífice, ser bautizado primero. El nuevo Constantino avanza hacia el baptisterio a curarse de la antigua lepra que lo enfermaba, y lavar en esa agua nueva, las máculas repugnantes de su vida anterior. Mientras avanzaba al bautismo, el santo de Dios dijo con su boca elocuente: Sicambriolxxxix, agacha la cerviz: adora lo que quemaste, quema lo que adoraste. Era san Remigio, un obispo de una ciencia egregia y entregado sobre todo al estudio de la retórica; y tan célebre por su santidad como para que sus virtudes se igualaran a las de san Silvestre. Existe un libro de su vida, donde se dice que resucitó a un muerto.

El rey, al reconocer la omnipotencia de Dios en la Trinidad, fue bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y se le ungió del santo crisma con la señal de la cruz. Más de tres mil hombres de su ejército fueron bautizados. Bautizaron también a su hermana Albofledis, que tiempo después fue a unírsele al Señor. El rey estaba muy afligido por esa pérdida, y San Remigio le envió una epístola que empezaba: Estoy tan acongojado como se debe por el tránsito de esta vida a la otra de Albofledis, pero debemos consolarnos porque antes merece nuestra envidia que nuestro llanto. La otra hermana de Clodoveo, llamada Lanteclidis, que había caído en la herejía de los arrianos se convirtió y fue rebautizada tras confesar que el Hijo y el Espíritu Santo son iguales al Padre.

XXXII Gundebaldo y su hermano Godegisilo reinaban sobre el reino de los burgundios, con localización en al provincia de Marsella y los alrededores de los ríos Ródano y Saona; adherían como sus sujetos a la secta arriana, y por entonces se hacían mutuamente la guerra. Godegisilo sabedor de los triunfos de Clodoveo, le envió en sigilo unos legados con la propuesta de que si le prestaba su auxilio en la guerra [500] contra su hermano y lo lograba matar o derrocar, le pagaría cada año el tributo que exigiera. Clodoveo consintió, bajo la promesa de que Godegisilo le brindaría su ayuda cuando la necesitara, y llegado el momento marchó con su ejército a enfrentar a Gundebaldo. Al anuncio del avance de los francos, Gundebaldo, ignorante del ardid de su hermano, le mandó decir: Ven a mi socorro, porque los francos marchan contra nosotros, vienen a nuestro país para apropiárselo: unámonos en el rechazo de la nación enemiga de miedo que divisos suframos la suerte de los otros pueblos. Éste respondió: Iré con mi ejército a proporcionarte ayuda. Los tres ejércitos, a saber el de Clodoveo contra los de Gundobaldo y Godegisilo, avanzaron con todo su aparato de guerra encontrándose cerca de un fuerte llamado Dijon. Llegaron a las armas cerca del río Ouchexc, donde Godegiselo se unió a Clodoveo y entre ambos desbarataron a Gundebaldo. El cual al descubrir la hasta entonces insospechada perfidia de su hermano, volvió la espalda y emprendió la huída a lo largo de las riberas del Ródano y de los cenagales que lo rodean para refugiarse en la ciudad de Aviñon. Godegiselo se quedó con la victoria, cedió parte de sus estados a Clodoveo, y se retiró en paz, entrando a la ciudad de Vienne en triunfo, como si ya fuera él el único detentor del reino. Con fuerzas acrecentadas, Clodoveo se puso a la caza de Gundebaldo, pretendía obligarlo a salir de la ciudad y matarlo. Y Gundebaldo que se enteró, se sobrecogió temiendo la muerte próxima. En su compañía estaba un hombre célebre de nombre Aridioxci,  esforzado y prudente, al que hizo venir y dijo: Hacia donde me vuelva, me veo asediado de estratagemas, y ya no sé qué hacer, porque aquellos bárbaros avanzan, nos matarán y después arrasarán con el país. Aridio respondió: Para no perecer hay que aplacar la ferocidad de ese hombre. Ahora, si gusta, fingiré rehuirlo, refugiarme con él y haré de manera que no lo destruya ni a usted ni al país. Esté listo, empero, para concederle cuanto exija por mi consejo, hasta que la clemencia del Señor haga prosperar su causa. Y Gundebaldo: Haré todo lo que pides. Dijo, se despidió y alejó, y cuando llegó ante el rey Clodoveo: Aquí tienes, rey piadosísimo, a tu humilde esclavo que viene a buscar el abrigo de tu poderío tras abandonar al miserable Gundebaldo. Basta que tu clemencia digne mirarme, y hallarás en mí un servidor íntegro y fiel para ti y tus sucesores. El rey lo recibió y conservó a su lado porque era jovial en sus relatos, prudente en sus consejos, recto en sus juicios y fiel en lo que se le confiaba. Cuando Clodoveo hubo establecido su campo bajo los muros de la ciudad, Aridio le dijo: Si la gloria de tu grandeza, oh, rey, se digna escuchar los consejos de mi flaqueza aunque no los necesite, acaso podrían ser útiles a ti y al país que te propones poseer. ¿Para qué utilizar al ejército frente a un enemigo dueño de una plaza tan bien fortificada? Asolas las campañas, arruinas los cultivos, devastas las praderas, tronchas las viñas,  derribas los olivos; destruyes los productos de un país y sin embargo no logras llegar hasta sus habitantes. Envía mejor legados e imponles un tributo anual, para que esta comarca sea liberada y tú el dueño de los tributarios. Pero en caso de que Gundebaldo se niege, procede entonces a tu gusto. El rey escuchó este consejo y mandó a sus guerreros tornar a sus casas. La diputación enviada a Gundebaldo, le prescribía pagar con exactitud un tributo anual, el que Gundebaldo pagó incontinente con la promesa de satisfacer su cumplimiento posterior.

XXXIII  Hacia tiempo que Gundebaldo había retomado fuerzas y, no obstante sus promesas, dejado de pagar su tributo a Clodoveo, cuando salió con su ejército en contra de su hermano Godegiselo, a quien sitió en la ciudad de Vienne. Los víveres ya empezaban a faltar entre el bajo pueblo, y Godegiselo temeroso de que la hambruna lo pudiera alcanzar expulsó a los pobres de la ciudad. Entre ellos había un obrero encargado del cuidado de los acueductos, el cual furioso de verse expelido junto con los demás, fue a ver a Gundebaldo y le indicó un emplazamiento por donde podría invadir la ciudad y vengarse así de su hermano. A la cabeza del ejército, el obrero guió a las tropas por el acueducto, a las tropas las precedía una gran cantidad de hombres armados con palancas de fierro con qué despejar un respiradero bloqueado con una piedra enorme. La piedra la volcaron bajo la dirección del obrero y penetraron en la ciudad sorprendiendo a los defensores por la espalda mientras aquellos lanzaban flechas desde lo alto de las murallas. Los sitiadores sonaron las trompetas en medio de la plaza, luego corrieron a las puertas que abrieron, precipitándose los de afuera en su interior, y durante el enfrentamiento a lo largo y ancho de las calles entre ambos ejércitos se masacró de un lado y otro al pueblo. Godegiselo buscó refugio en la iglesia de los heréticos en donde igual que al obispo arriano, se le mató. Los francos entonces presentes en la ciudad se recogieron en una sola torre, Gundebaldo ordenó que se les respetara, y tras hacerlos prisioneros, los envió al exilio a Tolosa a la corte del rey Alarico; pero a los burgundios y senadores del partido de Godegiselo sí los mandó pasar a cuchilla. Así estableció su dominio sobre todo el país que hoy se llama Borgoña, sobre el que después instituiría leyes menos opresoras para los romanosxcii.

XXXIV Porque reconoció que las aserciones de los heréticos no eran nada, y confesó también que el Cristo, hijo de Dios, y el Espíritu Santo son iguales al Padre, Gundebaldo le pidió en secreto a San Avito ser rebautizadoxciii. El pontífice dijo: A aquel que me confiese y reconozca entre los hombres, yo lo reconoceré frente a mi padre que está en los cielos; pero aquel que me deserte entre los hombres, yo lo desertaré frente a mi padre que está en los cielosxciv. Así hablaba el Señor a sus santos y bienaventurados apóstoles al anunciarles las pruebas de la persecución futura: Los pondrán bajo una guardia de hombres para hacerlos comparecer en la asamblea y los azotarán en sus sinagogas; luego a causa mía se les llevará ante los gobernadores y los reyes para servir de testimonio a ellos y a las nacionesxcv. Pero tú que eres rey, no temes la prisión, sino la rebelión del pueblo y por eso callas, en presencia de todos, al Creador. Abandona ese necio error y cuanto en el secreto del corazón dices creer, que lo confiese en medio del pueblo tu boca. Un santo apóstol dijo que: Para estar justificado hay que creer de corazón y confesar con palabras la fe, entonces se merecerá la salvaciónxcvi. También dijo el profeta: En medio de la asamblea clamaré las alabanzas del Señor; lo alabaré entre la muchedumbrexcvii. Y así mismo: Cantaré y su gloria resonará en los instrumentosxcviii. Temes el pueblo, oh, rey, ignoras acaso que seguirá tu fe y que no debes favorecer sus flaquezas, puesto que eres el jefe mientras el pueblo no es tu jefe. Caminas en la guerra a la cabeza de tus guerreros los cuales te siguen a donde los lleves. Más vale que siguiendo tus pasos conozcan la verdad a que, después de tu muerte, permanezcan en el error pues con Dios no se juega, ni ama tampoco a quien por un reino terrestre lo calla en el mundo. Aunque desconcertado por la fuerza de ese razonamiento, Gundebaldo persistió hasta el final de su vida en su necia conducta sin confesar jamás públicamente la igualdad de la Trinidad. El bienaventurado Avito era un hombre de gran elocuencia, y como por entonces en la ciudad de Constantinopla se propagaban las herejías de Eutiques y de Sabelioic, refutadores de toda divinidad en Nuestro Señor Jesús Cristo; Avito a la demanda del rey Gundobaldo escribió contra ellos. Han llegado hasta nosotros cartas admirables que actualmente edifican a la iglesia de Dios como antes confundieron a la herejía. Compuso un libro de homilías sobre el origen del mundo, seis libros en verso sobre diferentes sujetos, y nueve libros de cartas incluyendo aquellas de que hablamosc. En una homilía sobre las Rogaciones, cuenta como las Rogaciones que celebramos antes del triunfo de la Ascensión del Señor fueron instituidas por Mamerto, el obispo de la ciudad de Vienne de la que Avito era pontífice, con motivo de un número impresionante de prodigios que espantaron a sus habitantes. La tierra temblaba y los lobos junto a otras fieras bajaron a deambular hasta las calles de la ciudad. Esto duraba ya un tiempo, y antes de la llegada de la Pascua, el pueblo fiel tuvo la esperanza de que la misericordia de Dios pondría fin a su espanto precisamente ese día de gran solemnidad. Pero de pronto la víspera de esa noche gloriosa, el palacio real se abrasó en llamas divinas, y la gente salió despavorida de la iglesia temiendo que el fuego consumiera toda la ciudad y la tierra resentida se la fuera a tragar. El santo obispo se prosternó ante el altar y, entre lamentaciones y lágrimas, solicitó la misericordia de Dios. ¿Qué más puedo agregar? La oración del ínclito pontífice llegó hasta los cielos, y fue con su río de lágrimas que se apagó el incendio del palacio. Esto sucedía mientras se aproximaba el día de la Ascensión del Señor, así que prescribió ayuno a los pueblos y estableció la forma de las oraciones además del orden a seguir en las lecturas piadosas, cuyo conjunto constituye la celebración de las Rogaciones. Como las causas de espanto se disiparon y la noticia se difundió por todas las provincias, los obispos decidieron imitar aquello que su fe profunda inspiró a Mamerto. Hoy, en el nombre de Jesús Cristo y con el corazón compungido y el alma contrita, aún se llevan a cabo esas ceremonias en las iglesias.

XXXV Alarico, el rey de los godos, testigo de la continuas conquistas de Clodoveo, le dirigió unos legados diciendo: Si mi hermano quiere y Dios nos es también propicio, es mi deseo que nos veamoscii. Clodoveo consintió y fue hacia él. Se encontraron en una isla del Loira, cercana al burgo de Ambroise en el territorio de la ciudad de Tours. Discurrieron, comieron y bebieron juntos, y tras prometerse mutua amistad, se retiraron en paz.

XXXVI Muchos en las Galias deseaban pasar bajo el dominio de los francos. A Quinciano, el obispo de Rodez, se le odiaba por esta razón y se le expulsó de la ciudad. Le dijeron: Ya que tu deseo es que la dominación franca se extienda hasta estas tierras.  Días después de la gresca entre él y los ciudadanos, como éstos insistían en que quería someterlos a los francos, los godos con morada en esta ciudad sospecharon a su vez de él y tras reunirse a deliberar decidieron matarlo. Al hombre de Dios, empero, lo previnieron y en medio de la noche se levantó para, en compañía de sus más fieles ministros, abandonar la ciudad de Rodez. Se retiró a Auvernia en donde el obispo San Eufrasio que había sucedido a Aprunculo de Dijon, lo recibió con bondad y el regalo de varias casas y campos con viñas, y lo conservó a su lado diciendo: La renta de esta iglesia es lo suficientemente considerable para sostenernos a los dos y se ejerza, entre los pontífices de Dios al menos, la caridad que pide el santo apóstol. El obispo de Lyon le cedió también algunas propiedades de su iglesia ubicadas en Auvernia. En lo que respecta a San Quinciano y a los males que padeció, así como sobre las cosas que por su medio realizó Dios, está escrito en el libro de su vida.ciii

XXXVII Fue por entonces que el rey dijo a los suyos [507]: Me pesa que esos arrianos tengan parte de las Galias. Marchemos pues y con la ayuda de Dios, venzámoslos y pongamos la tierra bajo nuestro dominio. Como este discurso fue del gusto de todos, el ejército se dirigió hacia Poitiers donde se encontraba a la sazón Alarico. Y aunque una porción vino a pasar por Tours, el rey en reverencia a San Martín, dio la orden de no abastecerse allí más que de verduras y agua. Un soldado, sin embargo, le tomó una bota de heno a un pobre hombre argumentando: ¿Acaso no nos permitió el rey avituallarnos de hierbas? Y, puesto que es hierba, en nada transgredimos si la tomamos. Violentó entonces al pobre hombre al que acabó por arrancarle el pienso a fuerzas. Todo lo cual se reportó al rey que abatió al soldado con su espada diciendo: ¿Dónde pondremos nuestra esperanza de victoria, si ofendemos así a San Martín? Ejemplo que bastó para evitar que el ejército se proveyera en el país. Luego envió mensajeros a la basílica del santo con estas palabras: Vayan y busquen un presagio de victoria en el santo templo. Les dio también regalos para adornar el lugar santo y agregó: Señor, si me eres propicio y has decidido entregarme a esa nación incrédula y todavía enemiga de tu nombre, dígnate hacerme una señal en la entrada de la basílica de San Martín, que sepa que favoreces a tu servidor. Los mensajeros se apresuraron a llegar a la santa basílica, de acuerdo a las órdenes del rey, y en el momento en que entraban el primer chantre entonó de repente esta antífona: Señor, tú que me has revestido con la fuerza para la guerra, y has derribado a quienes se levantaron en mi contra, y  haz hecho volver las espaldas a mis enemigos y exterminado a los que me odiabancv. Tan pronto como oyeron este salmo, dieron gracias a Dios, presentaron los dones al santo confesor y tornaron felices al rey. El ejército había alcanzado los bordes del río Vienne, desbordado y henchido por las grandes lluvias, y no sabían por qué lugar cruzarlo. En la noche, el rey pidió a Dios que se dignara señalarles un vado, y en la mañana siguiente una cierva enorme cruzó el río, ante la vista del ejército y por orden de Dios, mostrando el sitio por dónde se podía pasar. Ya en el territorio de Poitiers, el rey había sentado su tienda sobre una elevación, y desde allí vio a lo lejos un fuego proveniente de la basílica de San Hilario que parecía subir y venir hacia él, como para indicarle que con el auxilio del santo confesor Hilario triunfaría más fácilmente de aquellas tropas heréticas contra las que ese sacerdote también luchó por su fe. Al ejército, le prohibió Clodoveo despojar a nadie de sus pertenencias, ni en la ciudad ni sobre el camino.

Había en ese tiempo, un hombre de una santidad admirable, el abad Maxencio, recluso en su temor de Dios en su monasterio ubicado en el interior del territorio de Poitiers. Monasterio cuyo nombre no damos, porque el lugar se llama hoy todavía la capilla de San Maxencio. Cuando los monjes vieron que las tropas se aproximaban al monasterio, rogaron a su abad que saliera de su célula a exhortar a los intrusos para que se alejaran. Pero espantados de ver que se tomaba su tiempo, abrieron la puerta de su célula y lo sacaron. Maxencio avanzó lleno de valor al encuentro de la milicia, como para pedirles la paz. Un soldado había sacado su espada para tajarle la cabeza, pero la mano que levantó y tenía a la altura de la oreja de Maxencio, se le entumeció y la espada se le fue de las manos, enseguida cayó sin movimiento a los pies del santo hombre. Lo cual muy bien visto por los demás, la banda suelta de los soldados se volvió hacia el grueso del ejército, temerosa de incurrir la misma suerte. El santo confesor tocó entonces con agua bendita el brazo del soldado, le impuso la señal de la cruz y le restituyó así la salud. Fue por su intervención que no se ultrajó el monasterio. Realizó además muchos milagros, y el lector que esté interesado los encontrará todos en el libro de su vida. Esto sucedió durante el vigésimo quinto año del reino de Clodoveo.

El rey Clodoveo y Alarico, el rey de los godos, se enfrentaron en el campo de Vouillé, a tres leguas de la ciudad de Poitierscvi. Lucharon de lejos, los godos negándose al cuerpo a cuerpo, y Clodoveo obtuvo la victoria cuando éstos huyeron a su costumbre. Tuvo también como aliado al hijo de Sigeberto Claudio, de nombre Cloderic. Este Sigeberto estaba cojo de una herida recibida en la batalla de Tolbiac contra los alemanes. Más adelante cuando acababan de matar al rey Alarico y los godos emprendían la huída, dos soldados atacaron a Clodoveo con lanzas por la espalda y por ambos costados. Aunque merced a la buena calidad de su loriga y a su caballo veloz, se salvó de perecer. Sucumbieron en esta batalla un gran número de ciudadanos de Auvernia que habían venido con Apolinariocviii, y muchos senadores. Amalaric, el hijo de Alarico, se retiró a España donde gobernó con prudencia el reino de su padre. Clodoveo envió a su hijo Teodorico hacia Auvernia por el camino de Albi y Rodez, y a su paso fue sometiendo todas las ciudades al dominio de su padre, desde la frontera con los godos hasta la de los burgundioscix. Alarico reinó veintidós años. Clodoveo pasó el invierno en la ciudad de Burdeos y trajo de Toulouse los tesoros de Alarico, después marchó contra la ciudad de Angulema. Dios le tributó tanta gracia que a su vista los muros se desmoronaban por sí solos. Tras echar a los godos puso bajo su poder a esta ciudad, y tras completar su victoria regresó a Tours y ofreció a la santa basílica del bienaventurado Martín muchos presentes [508].

XXXVIII Clodoveo recibiría las cartas de cónsulcx del emperador Anastasio; y fue en la basílica de San Martín en donde se le revistió de la túnica púrpura y de la clámide, y colocó la corona sobre su cabeza. Después montó a caballo y, en una manifestación de extrema benevolencia, distribuyó él mismo oro y plata al pueblo aglutinado sobre el camino que va de la puerta del vestíbulo de la basílica de San Martín, a la iglesia de la ciudad. A partir de ese día se le dio el título de cónsul o Augusto. Posteriormente partió de Tours y fue a París, ciudad que eligió para sede de su imperio. Aquí vino Teodorico a su encuentro.

XXXIX A la muerte del obispo de Tours, Eustaquio; Licinio fue creado octavo obispo después de San Martín. Durante su pontificado vino Clodoveo a Tours y tuvo lugar la guerra sobre la que recién escribimos. Se cuenta que este obispo viajó a oriente, que visitó los lugares santos y llegó hasta Jerusalén, donde contempló el escenario de la pasión y resurrección del Señor, según leemos en los Evangelios.

XL Durante su estancia en París [508], Clodoveo dirigió en secreto mensajeros al hijo de Sigeberto quienes le dijeron: Tu padre está viejo y cojea de su pie enfermo, si viniera a morir el reino por derecho y mediante nuestra amistad te pertenecería. Presa de la ambición, Cloderic planeó matar a su padre. Sigeberto había salido de la ciudad de Colonia y cruzado el Rin para adentrarse en el bosque de Buconia. Su hijo con la esperanza de apoderarse de su reino envió homicidas que lo asesinaron a medio día mientras dormía en su tienda. Pero merced al juicio de Dios cayó el mismo en la fosa que había cavado para su padre. Porque no bien aconteció esto, mandó mensajeros al rey Clodoveo para anunciarle la muerte de su padre: Mi padre, dijo, está muerto, tengo en mi poder sus tesoros y su reino. Envíame ahora algunos de tus hombres, y de buena voluntad les entregaré los tesoros que elijan. Clodoveo le respondió: Te rindo gracias por tu buena voluntad, y te pido que primero muestres los tesoros a mis legados, antes de que todos pasen a tu propiedad. Y Cloderic les fue mostrando a los legados los tesoros de su padre. Mientras los examinaban el príncipe dijo: En este cofre solía guardar mi padre sus monedas de oro. Le dijeron: Mete la mano al fondo a fin de sacar todo. Y como éste así lo hizo, y estaba inclinado, uno de los legados levantó su francisca y se la soltó sobre el cráneo. De esta manera el hijo indigno sufrió la misma muerte que dio a su padre. Cuando llegó a los oídos de Clodoveo que Sigeberto y su hijo habían sido muertos, fue en persona a la ciudad y tras convocar al pueblo entero dijo:  Escuchen lo que pasó. Mientras navegaba sobre el Escault, supe que Cloderic, el hijo de mi pariente, atormentaba a su padre con la mentira de que yo lo quería matar. Y mientras Sigeberto espantado quiso huir y se adentró en el bosque de Buconia, Cloderic envió asesinos que le dieron muerte. A Cloderic también alguien, ignoro quién, lo asesinó  cuando abría los tesoros de su padre. En cuanto a mí, yo no soy ni puedo ser cómplice de esos crímenes. ¿Cómo podría derramar la sangre de mis parientes, cuando sé que está prohibido? Pero puesto que los crímenes sucedieron, les quiero dar un consejo, si les agrada acéptenlo. Recurran a mí, pónganse bajo mi protección. El pueblo respondió a estas palabras con aplausos de mano y boca, enseguida lo izaron sobre un escudo y crearon rey. Clodoveo recibió pues los tesoros de Sigeberto y su reino que agregó a su dominio. Y así a diario, Dios hacía caer a sus enemigos bajo su brazo y acrecentaba su reino, porque caminaba con el corazón rectocxii y realizaba las cosas que son agradables a sus ojos.

XLI Después dirigió su ejército contra el rey Carariccxiii. En la guerra contra Siagrio, Clodoveo le había pedido su ayuda, pero Cararic no acorrió en su auxilio ni tomó tampoco ningún partido, limitándose a esperar el fin de la batalla para aliarse con el triunfador. Indignado por este proceder, Clodoveo avanzó contra él, lo rodeó de trampas e hizo prisionero junto con su hijo. Luego vio que los raparan a ambos y ordenaran al uno sacerdote, y al hijo diácono. Un día en que Cararic se afligía de su humillación y lloraba, su hijo le dijo: Estas ramas las cortaron a un árbol vivo y verde que no se secará y echará rápidamente nuevas. Plugiera al cielo que quien lo hizo muera con la misma rapidez. Estas palabras se reportaron a Clodoveo, que creyó lo amenazaban con dejarse crecer el cabello y matarlo, por lo que mandó degollarlos a los dos. A su muerte se apropió de su reino, de sus tesoros y sujetos.

XLII Había por entonces en Cambrai un rey llamado Rañacario tan disoluto en su orgías que es si apenas respetaba a sus parientes. Tenía un consejero de nombre Farron que bañaba también en los mismos excesos. Se cuenta que cuando llevaban al rey un platillo o presente, se tratara del objeto que fuera, tenía la costumbre de decir que era para él y Farron, lo que ponía a los francos en una cólera negra, Y Clodoveo para incitarlos todavía más contra su rey, mandó fabricar unos brazaletes y tahalíes en oro falso (en cobre dolosamente recubierto de oro) y se los dio a los leudescxiv de Rañacario. Luego procedió a mover su ejército contra él. Rañacario que contaba con espías para mantenerse informado, les preguntó cuando volvieron sobre la fuerza de ese ejército y ellos le respondieron: Es un refuerzo importante para ti y tu Farron. Clodoveo, no obstante, combatió y venció a su ejército, y Rañacario se preparaba a huir cuando lo detuvieron unos soldados y lo condujeron, a la par que a su hermano Ricario, con las manos atadas en la espalda en presencia de Clodoveo. Éste le dijo: ¿Porqué cubres de vergüenza a tu familia dejándote atar? Más te valdría morir,  y después de alzar el hacha la abatió sobre su cabeza. Luego se voltio hacia el hermano y le dijo: Si lo hubieras socorrido no lo habrían atado, y le dio igual con el hacha. Tras la muerte de ambos, aquellos que los habían traicionado vieron que el oro de Clodoveo era falso, y se dirigieron a él. Se asegura que les respondió:  Aquel que de su propia voluntad, lleva a su señor a la muerte sólo merece este oro, complementando el discurso con el aviso de que debían contentarse con estar en vida, a menos de que prefirieran expiar su traición en los tormentos. Al oír esto, ellos deseosos de ganar su favor, le certificaron que se daban por muy satisfechos si les dejaba la vida. Los reyes de los que hablamos eran todos parientes de Clodoveo. A Renomir lo asesinaron por orden suya en la ciudad de Mans. Y siempre después de las muertes, Clodoveo recuperaba los reinos y los tesoros. Mató a muchos otros reyes, sus parientes, y aún a los más cercanos, de miedo que le quitaran su reino, logrando extender su dominio sobre toda la Galia. Se comenta, sin embargo, como en cierta ocasión en que había reunido a sus hombres, llegó a comentar respecto al mundo de parientes que había hecho perecer: ¡Ay de mí! Que me quede como un peregrino en país extranjero, sin parientes para socorrerme cuando venga la adversidad! Si bien no hablaba así porque estuviera acongojado, sino para ver si alguien le revelaba la existencia de algún pariente que pudiera aún matar.

XLIII Las cosas sucedieron así y Clodoveo murió en París donde se le enterró en la basílica de los Santos Apóstolescxv que él mismo había hecho construir  junto con la reina Clotilde. Muriócxvi cinco años después de la batalla de Vouillé. Su reino tuvo una duración de treinta años y, de cuarenta y cinco, su vida. Se cuentan ciento doce años de la muerte de San Martín a la suya, acaecida en el onceavo año del pontificado de Licinio, el obispo de Tours. Tras la muerte de su marido, la reina Clotilde vino a Tours, y estableció su residencia en la basílica de San Martín, aquí vivió hasta el final de sus días, llena de virtudes y de bondad, y visitando muy poco París.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.


i Llamado así por una corrupción moderna. Gregorio escribe Laudiacus o Mons Laudacius.

ii Fue Gensérico, y no Trasamundo, quien sucedió a su hermano Gunderico y lidereó a los vándalos a Africa en 428. Trasamundo reinó en Africa de 496 a 523.

iii Los vándalos pasaron a África conducidos por Gerseric en 438. Los alemanes los habían perseguido hasta Tarifa, Gregorio dice Traducta: pero  la ciudad de Tarifa en el estrecho de Gibraltar se llamaba Julia Traducta.

iv Honeric sucedió a su padre Genserico y tuvo como sucesor a Guntamundo y, a éste le sucedió  Trasamundo.

v Mateo, 5,13.

[1] Guizot traduce: Celui qui a déjà été lavé n’a plus besoin que de se laver les pieds. En el texto: Qui semel lotus est, non habet necessitatem iterum lavandi?

vi Celui qui a déjà été lavé n’a plus besoin que de se laver les pieds. Juan, 13, 10.

vii Filipenses, 1, 21.

viii Mateo, 10, 28.

[2] En el texto latino: insuper multas per eum virtutes Christus ostenderit: reveló con la virtud de Cristo

[3] En el texto latino interjución: Vae mihi!

ix Marcos, 9, 23.

[4] En el texto latino: signa, señales, indicios.

[5] En el texto latíno: ad cuius nunc sepulchrum multae virtutis et creberriame ostenduntur.

x Epístolas a los Romanos, 8, 18.

xi No muerte sino expulsión.

xii Childeric [Hilderic] no sucedió inmediatamente a su padre Humeric. Tras la muerte de éste, Guntamundo, el mayor de los príncipes de sangre, fue rey de los vándalos. A Guntamundo lo remplazó Trasamundo, Childeric sólo ascendió al trono tras su deceso en 523. Childeric muere en 530, y es su sucesor Gelimer, Gelesimer o Childimer quien fue vencido y destronado por Belisario el mismo año de su elevación al trono.

xiii Se trata de San Servacio, obispo de Tongres hacia 384.

xiv Gloria de los confesores, 72.

xv En relación al sitio de Orleans, consultar las Cartas de Sidonio Apolinar,, 8, 15.

xvi General romano [magíster militum] encargado de la defensa de esa parte de las Galias.

xvii Méry-sur-Seine, Mauriacum.

xviii En esa época, los alanes se habían establecido al sur del río Loira.

xix Historiador conocido únicamente por esta cita de Gregorio.

xx En el texto latín: divino.

xxi Gregorio lo ignoraba y omité decir que nadie sabía, acaso por tratarse de un punto sensible.

xii Historiador conocido, al igual que Renato Frigeridius, únicamente por la cita de Gregorio.

xxiii Provincia romana en el  margen izquierdo del Rin. [Probablemente Germania segunda cuya capital era Colonia]

xxiv Ciudad  capital de la provincia de Bélgica primera.

xxv Cerca de Colonia.

[6] Se trata de los jinetes desmontados, no de los infantes.

xxvi Cada legión romana tenía un nombre. Este provenía del emperador Diocleciano, cuyo nombre era también Jovius.

xxvii En el texto: Francorum regalibus. Pero es de creerse que Sulpicio Alejandro  lo entendía como regibus.

xxviii Arbogastes era él mismo un franco al servicio de los romanos.

xxix  Vivían en las márgenes del Ruhr y del Lippe, afluentes del Rin.

xxx Al noroeste de los brúcteros, a lo largo del Yssel. [Los brúcteros se instalarán en  la región de Colonia y Coblenz, serán los francos ripuarios]

[7]   Chamavi en el texto latín, traducido al francés como Chamamiens,  corresponde a Chamaves quienes se instalarán en la región de Tournai y Cambrai, serán los francos salianos.

xxxi Los amsívaros y los catos formaban parte, como los brúcteros, de la confederación de los francos. Los primeros ocupaban las orillas del Ems (Amps), mientras los catos se extendían desde Sieg hasta Fulde.

xxxiii Rey o jefe de una tribu de los alanes.

xxxiv Simple soldado de la legión romana acuartelada en Gran Bretaña que se declaró emperador en 407.

[8] Tanto Constantino III como su hijo Constante reciben el título de tíranos en el texto latino. El traslado de la legión de la Bretaña al continente se considera que contribuyó a la pérdida de la isla por Roma.

xxxv Es el Rústico del que habla Sidonio Apolinar en el libro V, epístola 9.

xxxvi La Galia ulterior o citerior, no señala una división geográfica, sino que refiere a la ubicación del que habla: la región de Galia o alejada o próxima a él.

xxxvii Primero en 398 y una segunda vez en 399.

xxxviii En el capítulo XXVIII, Orosio no habla de Estilicón sino de los vándalos y de otros bárbaros.

xxxix Opinión que no se halla más que en nuestro autor.

[9] El Rin en la lectura latina.

xl La cabellera larga sobre los hombros, fue hasta la extinción de su dinastía, la seña distintiva de los príncipes merovingios.

xli Un tipo de almanaque que contenía la lista de los cónsules de Roma con la indicación de los años de sus cargos. Sus poseedores apuntaban a veces en sus márgenes los acontecimientos importantes de cada año. Al terminarse la autoridad romana, el libreto se compusó únicamente del número de año y de informaciones cronológicas. Se les llamó entonces Crónicas.

xlii Dispargum castrum de ubicación incierta. Ya Duisburg sobre el Rin, ya Duysborch entre Louvain y Bruselas, o bien Dietz o Diestheim.

xliii Éxodo, 20, 3-4. Para éste y los extractos siguientes, Gregorio parece citar de memoria, da el sentido y no el texto de los libros hébreos.

xliv Deuteronomo, 6, 13.

xlv   Éxodo, 32,4.

xlvi Salmo, 95, 5.

xlvii Salmo, 113, 12-16.

xlviii Salmo, 96, 7.

xlix  Jeremías, 10, 11.

l   Isaías, 14, 22.

li    Jeremías, 14, 22.

lii   Aimoin en el siglo X, lo llama Viomade (II,7).

liii La mayoría de los manuscritos lo llaman Basyno, y otras Bassin.

liv  Este capítulo más teñido de poesía que de historia parece sacado de algún canto nacional franco.

lv   De esta carta no se conoce más que esta cita. Algunos identifican a su autor con Paulino, obispo de Nole, para lo que no hay confirmación.

lvi  Vulgarmente San Rotiri o Rústico, el 24 de septiembre es el día de su fiesta.

lvii  Respecto a esta iglesia famosa por los anales, véase también Gregorio de Tours, Milagros de San Martín, libro I; Sidonio Apolinar, libro IV, epístola 18, así como el trabajo de M. Lenormant en adición a la edición de Gregorio dada por Guadet y Taranne en 1836.

[10] Quicherat, Jules, Restitution de la basilique de Saint-Martin de Tours, d’après Grégoire de Tours et les autres textes anciens [extrait de la “Revue archéologique”], Paris : Didier, 1869. – In-8°.

[11] Considerado santo nacional durante el período merovingio al igual que  los santos Dionisio y  Privado. Su fiesta es el 22 de agosto.

lviii Se trata de la catedral actual muchas veces reconstruida. [Dom Ruinart]

[12] Se trata aparentemente del Acta sincera de Dom Ruinart, 1883.

lix Gregorio habla en varias ocasiones de pinturas de las iglesias. Ver libros 6 y 10.

[13] Primera palabra de la oración antes de la comida, que empieza por: Bendice, Señor, estos alimentos

lx Esta parte del texto parece construida a partir de frases recopiadas por Gregorio de las crónicas, y carecen de claridad.

lxi Piratas acantonados en las islas del Loira

lxii por los visigodos en el año 469 o 470. [Dom Bouquet]

lxiii La primera provincia Narbonense incluía las ciudades de Tolosa, Beziers, Agde, Nimes, Maguelonne y Lodeve.

[14] En la traducción de Guizot se explícita que se trata de Clermont.

lxiv No se trata de la basílica de Vieille-Brioude como lo creyó Fredegario, sino de la basílica consagrada a San Julian en la ciudad de Clermont. [Dom Ruinart]

[15] Ubicación ausente del texto latín que sí específica la traducción francesa.

lxv Se cree que es él el destinatario de la carta 8 del libro III de Sidonio Apolinar.

[16] Salutarium en el texto latino,  Guizot da: sagrario.

lxvi Sidonio Apolinar, el escritor, fue prefecto de Roma en 467 bajo el emperador Procopio Antemio. Se le nombró obispo en 471.

lxvii Papianila. Sidonio la desposó antes de que el padre de ella fuera emperador.

lxviii Vida de los padres, cap. III.

lxix Obra perdida de Gregorio, conocida únicamente por este pasaje.

lxx Colgaduras baratas servían de puertas en el interior de las casas.

lxxi El 21 de agosto de 498 o 499, Histoire Littéraire de la France, t. 2, 557.

lxxi  Los francos eran los únicos conquistadores no arrianos de las Galias, el clero católico auspició con frencuencia sus invasiones.

lxxiii   Ecdicio, hijo del emperador Avito y hermano de Papianila, mujer de Sidonio. Ver las Cartas de Sidonio, libro III, 3; V, 16.

lxxiv Sidonio dice 18.

lxxv El texto dice las dos Germanias, se trata evidentemente de un error. Según lo pone de manifiesto la carta de Sidonio a Basilio, libro X. Cap. XXXI.

lxxvi En 490 o 491, Histoire littéraire de la France, II, 662. Sobre Perpetuo, Volusiano y Vero, ver el libro diez.

lxxvii En Tournai. Su tumba se descubrió en 1953, la mayoría de los objetos se encuentran en el Cabinet des Antiques de la Grande Bibliothèque de París y en el Museo del Louvre.

lxxviii En 481.

lxxix Rey de los francos de Cambrai.

[17] En la traducción francesa aparece como roi Marie,  rey María, no obstante el texto latín dé Alarico.

lxxx Se trata de San Remigio, según lo afirman Fredegario, Hincmar, Frodoardo, etc.

lxxxi Gregorio pone papa en boca de Clodoveo.

[18] Grande hacha de dos filos.

[19] Existe una discusión respecto a si se trata del mismo jarrón, o del que durante el reparto le cupo  en suerte a Clodoveo. El material del jarrón determina la posibilidad de que se hubiera o no roto.

lxxxiii  En la revista que el rey pasaba cada 1º de marzo a sus tropas.

lxxxiv Todos los autores acusan a Gregorio de equivocarse haciendo descender a Gondioc de Atanaric, cuando el autor sólo dice que era de la raza de los perseguidores: Gundeuchus ex genere Athanarici regis persecutories.

[20] Antes portaba el nombre de Sedeleuba.

lxxxxv  La mayoría de los manúscritos los llaman Chrotechildis.

lxxxvi  Virgilio, La Eneida, I, 46.

lxxxvii Por lo general se adminstraba el bautismo en la víspera de la Pascua. Los catecúmenos llegaban vestidos de blanco y conservaban estas ropas hasta el domingo después de Pascua, que se llamaba por eso dominica in albis.

lxxxviii En 496 en Tolbiac, hoy Zülpich, cerca de Colonia.

lxxxix Los sicambrios era una tribu importante de la nación de los francos. Su nombre proviene del río Sieg que atravesaba uno de sus países de origen.

xc Mario dice que esta batalla tuvo lugar bajo el consulado de Patricio e Hipacio, ésto es en 500. [Dom Ruinart]

xci Seguramente el mismo del que se habla en los relatos sobre las controversias en presencia de Gundebaldo, entre obispos católicos y arrianos que menciona Fredegario en su continuación de la Historia de los Francos.

xcii La ley de los burgundios es el más antiguo de los códigos bárbaros, su redacción es anterior a la conquista del reino borgoñón por los francos [534]. Lo que no se puede afirmar con seguridad es que la forma actual en que se le conoce daté de Gundebaldo, a pesar de que haya tomado su nombre (ley Gombetta) […]  Al parecer el prefacio está divido en 2 partes distintas, y es sólo en la segunda que se hace mención del reino de Gundebaldo. Pero debe de considerarse que varios manuscritos dan Segismundo (el nombre de su hijo) en lugar de Gundebaldo y que, el segundo año del reino de Segismundo [517], coincide con la fecha más antigua hallada para la recopilación de la ley Gombetta. Es pues probable que Gundebaldo mandara redactar una primera recopilación […] y que Segismundo la hiciera acompletar en 517. [M. De Savigny, Historia del derecho romano en el medioevo, t.2, p.1-4, en alemán.]

xciii Hubo una conferencia entre obispos católicos y arrianos en presencia de Gundebaldo, sin que se hablara nunca de la conversión de Gundebaldo. Ver la carta 2 de Avito a Gundebaldo.

xciv Mateo, 10, 32-33.

xcv Ibid., 17-18.

xcvi Romanos, 10, 10.

xcvii Psalmos, 34, 18.

xcviii Ibid., 56,7.

ic Heresiarcas de oriente. Sabelio del siglo III, Eutiques siglo V.

c Una parte de sus obras se conserva, en particular sus homelías.

cii Hay desacuerdo en relación a la fecha de esta entrevista que habría tenido lugar en 504, 506 o 498.

ciii Gregorio de Tours, Vida de los santos padres, cap. IV.

cv Salmos, 17, 39-40.

cvi En 507. En Vivonne según el abad Lebeuf.

cviii Hijo de Sidonio Apolinar y nacido antes del ascenso al episcopado de su padre.

cix El rey de los francos parece haber sido dirigido en esta guerra por el obispo de Reims Remigio. Este obispo le dio instrucciones precisas sobre lo que debía hacer y evitar, y Clodoveo lo mantenía informado de la forma como se desarrollaba la guerra. Dom Ruinart consigna dos cartas con los consejos del obispo, al final de su edición de las obras de Gregorio de Tours.

cx Clodoveo no fue nombrado cónsul, sino que únicamente se le revistió de los honores consulares, honor concedido con cierta frecuencia por la corte de Constantinopla. A los cónsules se les inscribía siempre en los Fastos y sus nombres servían a designar el año, el nombre de Clodoveo no aparece. (Historia de los Francos, por M. Sismondi, t.1, p. 228.)

cxii Literalmente en el texto: porque caminaba con el corazón recto en el camino del Señor eo quad ambularet. Pero esta expresión en medio de los crímenes narrados aquí denotaría en Gregorio una perversión de la que hay lugar de sorprenderse, y respecto a la cual los historiadores se han con razón  indignado. Nos parece más natural [creer] que el latín algo deficiente del santo obispo lo desvió del camino que seguían sus pensamientos. [Guizot]

cxiii Hacia el año 509. Se trata de un jefe franco establecido en Terouanne.

cxiv Los leudes o fieles eran los compañeros de los jefes bárbaros al que juraban fidelidad, formaban un grupo alrededor de su persona que lo acompañaba a la guerra. A cambio recibían de él presentes que, en tiempos de Tacito y según lo que él dice, eran caballos y armas. Cuando empezaron a recibir tierras los leudes se convierten en vasallos. (Ver Ensayos sobre la Historia de Francia, por M. Guizot, Ensayo 4º, cap. I y II.)

cxv De san Pedro y San Pablo. En el siglo X, está iglesia tomó el nombre de Santa Genoveva que había sido sepultada allí.

cxvi El 27 de noviembre de 511.

Advertisements